Ascún presentó reflexiones en Foro: Educación superior en el posconflicto

Ascún presentó reflexiones en Foro: Educación superior en el posconflicto
El viernes 10 de febrero se llevó a cabo el foro “La educación superior en el posconflicto” convocado por la Representante a la Cámara Olga Lucía Velásquez Nieto, y el cual reunió a representantes de organizaciones, universidades y asociaciones en el Salón Boyacá del Capitolio Nacional.

La Representante Velásquez manifestó su preocupación por la falta de evidencia en el cumplimiento de las metas que se esperaban en temas de cobertura, calidad y pertinencia de la educación en las propuestas para el fortalecimiento de la educación incluidas en los Planes de Desarrollo de los últimos gobiernos. Señaló que la economía colombiana casi en un 70% es una economía de servicios, escasamente industrializada y de poco valor agregado; esa realidad no la podemos desconocer cuando pretendemos transformar el sector educativo.

Como ponente del último Plan de Desarrollo, resaltó el propósito de mejorar la calidad y la pertinencia de la educación y reconocer la situación, las particularidades y las vocaciones de las regiones para hacer una construcción concertada de la política. Expresó preocupación porque repitamos lo que sucedió en el sector salud donde por tanto trámite terminaron creciendo exageradamente los gastos administrativos en desmedro de los gastos misionales. Reclamó de manera firme un mayor liderazgo por parte del MEN y respeto por la participación de la comunidad académica en la construcción de política pública.

El doctor Juan Diego Castrillón, rector de la Universidad del Cauca y Presidente de Ascún, presentó un contexto histórico sobre los grandes debates de los siglos XVII y XVIII en los que la política estaba muy conectada con el mundo universitario.   Manifestó que hoy la universidad pública y privada no cuenta con una política de financiación para ciencia e investigación, y en la agenda actual de los gobernadores la Universidad no es una prioridad.

Agregó que la Reforma Tributaria aprobó recursos para la educación, sin embargo no hay un modelo, una política de financiación para la educación superior y se requiere definir recursos estables a la luz de la Ley 30 para seguir desempeñando el papel protagonista de la Universidad.

Finalizó su intervención afirmando que la construcción de la paz no se hace desde la centralidad sino a partir de la diversidad de las regiones y para ello las universidades están comprometidas con este propósito.

Luego intervino la doctora Marta Losada, rectora de la Universidad Antonio Nariño y vicepresidenta de Ascún, quien resaltó que la constitución de un Sistema Nacional de Educación Terciaria debe contribuir claramente al cumplimiento de los objetivos económicos y sociales y a la transformación del país.  Enfatizó en la necesidad de tener referentes internacionales contextualizados y analizar tasas de cobertura y distribución de la población en los diferentes niveles de formación, pues las opciones de formación de doctorado en Colombia son muy bajas.

La Rectora manifestó que aunque hay que reconocer que se avanza en aseguramiento de la calidad en Colombia, se debe entender que los países donde se han implementado programas de aseguramiento de calidad son muy exigentes con las instituciones de educación terciaria, desde la construcción de currículos de manera conjunta para no generar cátedras adicionales y garantizar la articulación del sistema.

En este foro también participaron como ponentes los rectores de la Universidad Nacional, La Universidad Pedagógica Nacional y la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, instituciones asociadas en Ascún.

El doctor Ignacio Mantilla, rector de la Universidad Nacional e integrante del Consejo Directivo de Ascún, presentó las preocupaciones del proceso de creación de un Sistema de Educación Terciaria y manifestó la necesidad de construirlo con los diferentes niveles académicos, de manera articulada para generar mayor flexibilidad académica, movilidad e inserción laboral.  Agregó que la homologación de créditos y la movilidad de los estudiantes en los niveles educativos no pueden, ni deben hacerse por decreto, sino obedecer a un análisis de calidad de los contenidos teóricos y resultados en cada uno de los campos del saber.

Alertó sobre la propuesta de descongelar los recursos de regalías sin ejecutar para destinarlos a propósitos diferentes a los de la educación y también enfatizó sobre el nuevo proyecto de Colombia Científica que destina fondos para educación superior con recursos del Banco Mundial, señalando que la inversión en educación está dependiendo de fondos y no de una financiación que debe ser asumida en su totalidad por el Estado, como lo plantea la Ley 30.   

Concluyó que se debe ampliar la discusión académica con propuestas concretas y viables para el diseño, la construcción, la implementación y la evaluación de un Sistema de Educación Terciaria articulado.  El triángulo de la paz, la equidad y la educación no debe seguir siendo un triángulo isósceles donde el lado pequeño es el de la educación.   

Por su parte el doctor Adolfo Atehortúa, rector de la Universidad Pedagógica Nacional, presentó un contexto sobre el significado de la paz resaltando que se debe asumir como verbo y no como sustantivo, lo que implica la transformación de la persona y la transformación de la sociedad bajo un compromiso individual y social movido por la formación en la cual el papel del maestro es pilar de la paz.

Afirmó que programas como Ser Pilo Paga no apuntan a la formación de maestros y no fortalecen a la universidad pública y además los procesos cognitivos de la enseñanza básica deben orientarse a la construcción de pensamiento crítico en los niños, debe revisarse el sistema clásico del modelo pedagógico basado en la transmisión simple de información y apuntar a la heterogeneidad,  a la diversidad territorial del país, a despertar la pasión por el conocimiento y la aventura de vivir en paz.

El doctor Jaime Alberto Leal, rector de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, resaltó que la educación es la gran transformadora de este momento, pues es la más grande productora del capital axiológico de la sociedad y la base de transformación del tejido social.  La educación tiene un profundo carácter regenerador, reparador y reconciliador; es constructora de visiones de futuro,  pero también está llena de utopías para hacerlas posibles.

Agregó que cuando se habla del vínculo entre educación y posconflicto se debe reconocer que la primera es la que demarca la construcción de la paz en Colombia.  Si la educación es esencial para el desarrollo de la sociedad, es porque apunta al corazón de cada individuo, es la única que puede llegar al centro axiológico de la persona, al núcleo ético de sus relaciones sociales y culturales.

Al finalizar el Foro,  la Representante a la Cámara Olga Lucía Velásquez resaltó el importante papel que vienen cumpliendo las universidades para aportar a la construcción de la paz y reiteró el compromiso de seguir propiciando espacios en los que se defienda el propósito transformador de la Universidad para la construcción de la paz en nuestro país.


Consulte aquí la intervención “Qué es el SNET y cómo llegamos a esta encrucijada” de Gabriela Delgado, Miembro de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Sociedad Innovadora de la Academia Colombiana de Ciencias, Exactas, Físicas y Naturales-ACCEFYN. 

Documentos