En taller de la U.N., reclusos de las Farc aprenden sobre el perdón

En taller de la U.N., reclusos de las Farc aprenden sobre el perdón
En la primera fase del taller realizado por la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales y el Inpec, los integrantes del grupo insurgente recluidos en la cárcel La Blanca, de la capital de Caldas, esperan ser aceptados por la comunidad y apoyados por el Gobierno.

Se trata de 30 presos políticos de las Farc que se encuentran en este centro penitenciario de la ciudad, entidad que a la fecha cuenta con 1.650 reclusos por diferentes delitos.

La U.N. Sede Manizales inició un proceso de formación con los detenidos procesados por el delito de rebelión que aspiran a recibir los beneficios jurídicos del reciente acuerdo de paz firmado por el Gobierno nacional y las Farc.

En una primera fase del programa de extensión del proyecto “La Universidad Nacional de cara al posacuerdo”, que cuenta con el apoyo de los directivos del Inpec, se dictó el taller “Valores, beneficios del acuerdo de paz y proyecto de vida”.

En este curso participaron 13 reclusos y se enfatizó sobre la importancia de entender que la tolerancia, el perdón, la confianza y la autoestima son los ejes centrales de su regreso a la vida civil, a la sociedad y a sus familias.

En el proceso educativo, los detenidos judicializados por vínculos con las Farc –entre condenados y sindicados– fueron consultados sobre sus expectativas. Al respecto, indicaron que esperan una sociedad más abierta y receptiva, que entiendan que algunos llegaron al grupo insurgente por falta de oportunidades y que esperan consolidar un proyecto de vida acompañados de sus familias.

Así mismo destacaron la importancia del acuerdo, confiaron en que el Gobierno cumpla con los beneficios acordados, y enfatizaron en que serán capaces de reintegrarse a la sociedad sin temor y con optimismo. La mayoría aspira a estudiar y adelantar proyectos productivos en agricultura y ganadería.

Viene una segunda fase

El vicerrector de la U.N. Sede Manizales, Germán Albeiro Castaño Duque, destacó la importancia del proceso educativo, del que explicó que busca beneficiar sectores que requieren más apoyo en la aplicación del acuerdo, como los reclusos del grupo insurgente.

El directivo expresó que el proyecto de posacuerdo de la U.N. Sede Manizales pretende aportar desde la extensión al hecho más importante de la historia reciente de Colombia.

Por su parte, la directora del centro penitenciario, oficial Jacqueline Pulido García, y la líder de capacitaciones, Luz Mery Toro, apoyaron la iniciativa que se realizó en la sede del establecimiento carcelario. La segunda fase será en marzo con la participación de delegados de la Agencia Colombiana para la Reintegración, Seccional Eje Cafetero.

El taller –que se lleva a cabo con estudiantes de pregrado– fue realizado por Mariela Márquez Quintero, docente y coordinadora de la “Cátedra de la Paz”, y Jorge Hernán Arbeláez Pareja, profesor de la misma Cátedra, en la U.N. Sede Manizales.

El proceso formativo contó con el apoyo de la empresa Concesión Pacífico Tres, que trabaja con reinsertados de los grupos ilegales en Caldas y Risaralda, y que facilitó material especial para la formación y ayudas especiales para los reclusos.