Bicicleta tiene potencial para fortalecer transporte de carga en Medellín

Medellín es una ciudad pionera en el uso de bicicletas de carga, pues hay empresas como Servientrega y Rappi que realizan domicilios en este medio de transporte.

Aunque las motocicletas son los vehículos más usados para realizar viajes de entregas al consumidor final o domicilios, las bicicletas también podrían ser eficientes en la prestación de este servicio en un sentido económico y ambiental en la ciudad; de hecho, su uso reduciría la emisión de monóxido de carbono en 24.420 gr; de dióxido de carbono, en 25.3912 gr; de óxido de nitrógeno, en 2307 gr; y de material particulado, en 2.307 mg cada día y un ahorro de 1.080 dólares (4’250.000 millones de pesos) al año.

El ingeniero civil Guillermo Arcila Mena, estudiante de la Maestría en Ingeniería – Infraestructura y Sistemas de Transporte de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, indaga por el rol de la bicicleta en el aporte a la eficiencia logística en el transporte de carga y, en concreto, en la entrega al consumidor final en un rango de 1,5 km.

Comenta que, “es en esa última etapa cuando se presentan grandes inconvenientes por el tráfico, altos costos de las entregas y mayores índices de contaminación, y es por eso que la implementación de la bicicleta genera beneficios ambientales y económicos para el transporte de mercancías”.

Cómo se hizo
La base de la investigación fue el caso de Rappi, compañía multinacional de la que obtuvo información necesaria con respecto a los puntos de origen y destino de una semana de viajes en bicicletas de carga y, con datos de 2018 del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) se identificaron variables socioeconómicas.

El procesamiento se hizo mediante un sistema de información geográfica que además permitió establecer las horas de mayor demanda de los domicilios, sobre todo entre las 12:00 m. y la 1:00 p.m. y entre las 7:00 y 8:00 pm. Las principales zonas donde se realizan viajes en bicicletas de carga son: Laureles y El Poblado, y se encontró que en Laureles se concentra el 78.2 % de los viajes en un radio de 1,5 km.

Todo el acervo investigativo produjo una gran base de datos, y se implementaron modelos matemáticos de regresiones lineales y no lineales para predecir tanto la producción como la atracción de los viajes. Para ambos casos, la variable que mejor explicó el modelo fue la cantidad de habitantes, sin embargo, es de conocimiento que la gran presencia de restaurantes y flujo comercial en la zona tiene influencia en la producción de viajes, y las variables analizadas no representaron de forma adecuada la producción.

Ventajas del uso de la bicicleta
En Medellín, las motos producen 31 toneladas de monóxido de carbono cuando recorren aproximadamente 35 km al día: “Comparativamente, si el recorrido que hacen las bicicletas se hiciera en moto, las emisiones aumentarían cerca del 1%”, indica el investigador.

El resultado puede funcionar como insumo para la toma de decisiones en entidades territoriales y para que líderes promotores del uso de la bicicleta identifiquen que para entregas en distancias de 1,5 km de radio, esta es mucho más eficiente que la moto, porque reduce emisiones.

El tiempo debería reducirse para los consumidores finales, ya que “1,5 km es una distancia que se puede recorrer hasta caminando. Los tiempos de entrega que identificamos arrojaron que cerca del 40 % son mayores a 20 minutos, cuando no deberían pasar de 10”, dice.

Implementación
“Las estrategias para su implementación deben ser pensadas y planteadas por empresas y por el Ministerio de Transporte. Para ello, hay que considerar las características del terreno. Como ejemplo pone a El Poblado, una zona con más pendientes. En casos como estos deben aparecer nuevos asuntos para tener en cuenta, como lo es el incremento en el costo de los viajes”, menciona el experto.

Si bien su tesis no se dedicó a una prospección acerca de cómo implementar un sistema potencial de transporte de carga en la ciudad, considera que, como subir a El Poblado no es fácil, a los ciclistas domiciliarios dispuestos a hacerlo, se les debería pagar más.

Con respecto a otros asuntos como el estado de las vías y las ciclorrutas, cree que habría que fortalecerlas, y que en cuanto a la infraestructura “basta con lo que hay” si se respetan las distancias establecidas por la ley.

Medellín es una ciudad pionera en el uso de bicicletas de carga, pues hay empresas como Servientrega y Rappi que realizan domicilios en este medio de transporte, y otras como Medebike que incluso fabrican los vehículos y también hacen entregas.

“En Bogotá también hay un boom con las bicicletas de carga. Con la necesidad del desarrollo sostenible el asunto ha tomado mucha importancia y por eso hay que analizar estas experiencias desde el punto de vista de los tiempos de entrega y la distancia para hacer el sistema mucho más eficiente. Sería un granito de arena, un aporte, porque la bicicleta sí lo puede ser”, dice.

De la contribución que plantea hay ejemplos como el caso de Nueva York, donde, comenta, se usan bicicletas mucho más sofisticadas: asistidas con motores eléctricos que pueden transportar carga más pesada, mientras que para el estudio que hizo el investigador los vehículos empleados no movilizan mercancía de más de 5 kilos.

Más información: agencianoticias@unal.edu.co

Contenido elaborado por Universidad Nacional de Colombia*

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Nombre
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Apellido
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Correo electrónico
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Número de teléfono
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Mensaje
Asunto
Asunto
Mensaje
Indiquenos su tema de interes o Titulo de la entrada
Indiquenos su tema de interes o Titulo de la entrada
Autorizo el tratamiento de mis de datos personales
  • - seleccione una opción -
  • Si
  • No
- seleccione una opción -
Seleccione solo uno
Seleccione solo uno