Buses accesibles, otro logro inclusivo de la UNAL

“La Universidad cuenta hoy con 176 de estudiantes activos con diferentes condiciones de discapacidad como psicosocial, motora, auditiva, múltiple, intelectual y sordoceguera”, menciona Zulma Edith Camargo, jefa de la División de Acompañamiento Integral de la Dirección de Bienestar, quien detalla que en la Facultad de Ciencias Humanas está el mayor porcentaje de este grupo.

Esta División de la UNAL cuenta con la línea de trabajo “Inclusión de la comunidad universitaria en situación de discapacidad”, a través de la cual se realiza seguimiento permanente a estos estudiantes y además se capacita y sensibiliza a los docentes, administrativos, estudiantes y otro personal de apoyo con el fin de ampliar la inclusión en la Sede y gestionar ajustes razonables y adaptaciones físicas o tecnológicas que garanticen su acceso a la vida universitaria y académica.

Dicha labor se adelanta de la mano con otras Direcciones de la Institución, como la de Ordenamiento y Desarrollo Físico, la de Innovación, la de Laboratorios y la Académica, además de la Sección de Transportes, entre otras dependencias.

El profesor Óscar Oliveros, director de Bienestar Universitario de la UNAL Sede Bogotá, señala que “la Universidad adquirió dos buses con características de adaptación para transportar a los estudiantes que tienen discapacidad de movilidad, con el fin de brindarles una herramienta que les permita acceder a los espacios de formación como salidas de campo, además de una mejor movilidad dentro del campus, contribuyendo a que el estudiante no limite sus experiencias de aprendizaje”.

Los recursos para la adquisición de estos dos buses, cuyo costo asciende a 602,4 millones de pesos, fueron apalancados por el proyecto de inversión 2019-2021 “Bienestar para una formación integral e incluyente”.

A lo largo de estos años, la Dirección de Bienestar Universitario ha trabajado de la mano con diferentes instancias de la Universidad en buscar soluciones que les sean útiles a las personas en condición de discapacidad.

“Con la Dirección de Ordenamiento Territorial se adelantaron mejoras para la accesibilidad peatonal en el campus; con la Dirección de Biblioteca se adquirió un software especializado para personas con limitación visual; y con la Dirección Académica se contratan intérpretes de Lengua de Señas Colombiana (LSC) para personas con discapacidad auditiva, y guías intérpretes para población sordociega”.

“Uno de logros más significativos de la División de Acompañamiento ha sido el establecimiento de una mesa de atención a la discapacidad con la participación de los estudiantes que tienen esta condición y dependencias académico-administrativas de la Sede”, menciona el director

Socorro Cardozo Miranda, directora financiera y administrativa, afirma que “la Universidad estaba en mora de iniciar este proceso de renovación del parque automotor, pues algunos de sus vehículos son de 1987. Esta nueva adquisición beneficiará a los estudiantes de nuestra comunidad universitaria, y en especial a las personas que se encuentran en condición de discapacidad”.

Características

Los buses adquiridos son Euro 4, tecnología que incorpora un conjunto de normas para controlar las emisiones que producen los motores, a fin de reducir la contaminación ambiental, permitiendo un máximo de 30 ppm (partes por millón) de azufre.

La funcionaria Zulma Garzón, Jefe de la División de Logística de la Sección de Transportes, detalla además que “los vehículos cuentan con cámaras a bordo y de reversa, capacidad para 38 pasajeros, 2 pantallas, 2 sunroof, elevador para personas con movilidad reducida, Radio DVD y USB con sistema de micrófono y amplificador para perifoneo interno, con 6 parlantes, cinturones de seguridad retractiles en todos los puestos, luces led, dispositivo de control de velocidad, cortinas plisadas y conexiones USB para carga de equipos en todos los puestos”.

Mariana Moreno, estudiante de Ingeniería Agronómica, considera que “con la compra de estos buses muchas personas que se van a ver beneficiadas y es una solución grande, porque subirse a un bus es imposible; es una solución muy necesaria para poder asistir a mis salidas de campo, para formarme apropiadamente, sin embargo, no se está supliendo todo el espectro de la autonomía, porque siempre se debe depender de otras personas para ser puesta en la silla elevadora del bus o para guardar la silla de ruedas en la bodega del bus”, advierte.

“La UNAL seguirá uniendo esfuerzos para trabajar en favor de la comunidad con discapacidad para garantizar su bienestar y desarrollo integral”, enfatiza el profesor Oliveros, director de Bienestar Universitario de la UNAL.

Redactado por: Universidad Nacional de Colombia

Mayor información: agenciaun@unal.edu.co

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Nombre
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Apellido
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Correo electrónico
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Número de teléfono
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Mensaje
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Autorizo el tratamiento de mis de datos personales
  • - seleccione una opción -
  • Si
  • No
- seleccione una opción -
Seleccione solo uno
Seleccione solo uno
ArabicChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish