​BATEMAN Y DE MEDINA DICTAN CHARLA SOBRE AVALANCHAS E INUNDACIONES EN ESCUELA DE INGENIERÍA

​BATEMAN Y DE MEDINA DICTAN CHARLA SOBRE AVALANCHAS E INUNDACIONES EN ESCUELA DE INGENIERÍA
  • Allen Bateman Pinzón, estudia las inundaciones y sequías; Vicente César de Medina ha creado diversos modelos numéricos para el cálculo de flujos de avalancha y flujos en cauces. Este martes 25 llegan al país, invitados por la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito.
  • El flujo de avalanchas no se conoce del todo, en vista de su alta complejidad, no obstante, aclara Bateman Pinzón, existen muchos modelos matemáticos para tratar de calcular los fenómenos. El que utiliza él, implica la combinación de agua, sedimento y altas pendientes.
 
Colombia es, hoy por hoy, el mejor escenario para dialogar sobre inundaciones y avalanchas, afectaciones que han cobrado vidas humanas y provocado desolación y muerte a lo largo y ancho de su territorio.
 
La gran cantidad de lluvias y las quebradas de alta pendiente, están generando aludes de tierra a lo largo y ancho de su territorio, con desenlaces nunca antes vistos.  Antioquia, Cundinamarca, Valle del Cauca, son los departamentos donde tradicionalmente se han registrado mayores afectaciones climáticas, pero con el paso de los días, el mapa muestra nuevas zonas devastadas.
 
Sin duda, estos fenómenos resultan familiares para los colombianos que recuerdan tragedias como las de Armero (1985), en la que murieron más de 20.000 personas; la tragedia de Vargas, en Venezuela, con más de 30.000 desaparecidos; la del río Páez (1994) que produjo la muerte de 1.100, o la de Utica (2011), en la que dos personas perdieron la vida y más de 1.000 resultaron damnificadas. La tragedia de Mocoa, el 31 de marzo de 2017, dejó más de 300 muertos.
 
En consecuencia, en el país resulta particularmente necesario aprender sobre las avalanchas: cómo se producen, cómo se transportan, cómo se depositan, prever qué efectos pueden producir y cómo llegan a afectar a la población, como el caso que ocupa a los medios hoy: la vía al Llano.
 
Por esta razón, la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, ha invitado a dos expertos en el tema, Allen Bateman Pinzón y Vicente César de Medina, a su tradicional Escuela Internacional de Verano, con el fin de brindar una amplia base de comprensión de la teoría y la práctica actuales relacionadas con las avalanchas, así como el conocimiento extendido sobre un enfoque en el nivel de cuenca para la gestión del riesgo de avalancha.
 
Igualmente, busca aportar conocimiento científico amplio y transfronterizo sobre la gestión del riesgo de avalancha, y las medidas de conservación, restauración y gestión para superar los desafíos impuestos por los flujos detríticos, los seres humanos y el cambio climático.
 
Por último, aplicar y aprender habilidades prácticas específicas, tales como identificar los procesos físicos principales en una cuenca fluvial determinada y su interacción con los activos y receptores asociados; aplicar herramientas sofisticadas de hidroinformática para identificar los procesos de iniciación, transporte y depósito de flujos detríticos como la modelación de flujos detríticos, y mejores prácticas para abordar los problemas de la gestión del riesgo de avalancha.
 
Con el desarrollo de estos objetivos se le está dando sentido a la gestión integrada del riesgo de inundación que busca reducir las pérdidas humanas y socioeconómicas causadas por las avalanchas, teniendo en cuenta los beneficios sociales, económicos y ecológicos de las zonas arrasadas y el uso de llanuras aluviales y valles.
 
EXPERTOS
 
Los expertos Allen Bateman Pinzón y Vicente César de Medina Iglesias, de la Universidad Politécnica de Cataluña (España), invitados este año por la Escuela de Ingeniería, desarrollan este tipo de cursos en varios lugares del mundo, desde hace más de diez años. Bateman está enfocado en la teoría, mientras que De Medina lo está en la práctica.
 
Bateman Pinzón, de origen bogotano pero radicado en España, advierte que el fenómeno del flujo de avalanchas no se conoce del todo, en vista de su alta complejidad. No obstante, aclara que existen muchos modelos matemáticos para tratar de calcular los fenómenos. El que utiliza él implica la combinación de agua, sedimento y altas pendientes.

“Las tres cosas hacen que todo sea difícil de calcular matemáticamente, así que hay que combinar el modelo con experiencia para calcular flujos de avalancha”. Las avalanchas son flujos de agua en combinación con otros materiales, por ejemplo, grandes cantidades de piedras o árboles.
 
De Medina agrega que, este procedimiento permite calcular mapas de riesgo que señalan dónde es sensato vivir y dónde no, lo que se puede desarrollar frente al computador. En este punto, el profesor español afirma que este sentido práctico es parte del éxito del curso que ofrecerán en la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, a partir del 25 de junio, pues trasciende la teoría con facilidad.
 
De este modo, los participantes al curso lograrán establecer mapas de riesgo de flujos de avalancha que permitan evitar múltiples tragedias mediante el conocimiento del riesgo.

__________________________________________________________
Dirección de Comunicaciones de la Escuela Colombiana de Ingenieria