​Declaración de la XXVII Conferencia Iberoamericana de Ministras y Ministros de Educación

​Declaración de la XXVII Conferencia Iberoamericana de Ministras y Ministros de Educación
Las Ministras y los Ministros de Educación de los países iberoamericanos, reunidos por medios telemáticos el día 6 de octubre de 2020, en el marco de la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, emitieron la declaración de la XXVII Conferencia Iberoamericana de Ministras y Ministros de Educación titulada: “Innovación para el desarrollo sostenible – Objetivo 2030. Iberoamérica frente al reto del Coronavirus”. La reunión sirvió no solo para evaluar los avances logrados en la puesta en marcha de los acuerdos adoptados por la Cumbre en materia de educación, sino también para poner en común y compartir, entre los 22 estados participantes, el impacto del Covid-19 sobre la educación y cómo los distintos países gestionan la situación.
 
En el evento, considerando que la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno se vincula con la voluntad de impulsar la innovación en Iberoamérica y ponerla al servicio del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible; además de que las medidas adoptadas para combatir la crisis sanitaria han afectado fuertemente a los sistemas educativos y la reapertura de los centros educativos está suponiendo un reto para los países que buscan adaptarse a los protocolos sanitarios necesarios; pero, principalmente que la educación es primordial para el desarrollo de las sociedades y es decisiva para impulsar un desarrollo inclusivo y sostenible, ya que contribuye de manera transversal a la implementación de la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS); se han acordado 23 puntos para el trabajo regional:
 
1. Reconocer y destacar la responsabilidad, el esfuerzo, la dedicación y el compromiso con que las comunidades educativas están afrontando el impacto de la pandemia de Covid-19, sus consecuencias sanitarias, psicológicas, sociales y económicas, que está permitiendo mantener los procesos de enseñanza-aprendizaje en un contexto de enormes dificultades.
 
2. Destacar el rol docente en cualquier dinámica o mecanismo de servicio educativo presencial, o modalidades de distancia, abiertas, hibrido o mixtas, con uso de tecnologías educativas tradicionales o modernas, así como de la profesión docente como facilitadora de los aprendizajes, esencialmente lo que atañe a procesos graduales, sistemáticos y certificadores de las fases de transición educativa de un nivel a otro.
 
3. Promover acciones estratégicas que contribuyan al fomento de escuelas y sistemas educativos innovadores, inclusivos, resilientes y comprometidos con la sostenibilidad, favoreciendo así el logro de los objetivos y metas establecidos por la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible por medio de la innovación, en el marco de los correspondientes planes de desarrollo nacionales.
 
4. Subrayar la importancia de la educación para la recuperación de los efectos sociales y económicos de la pandemia de Covid-19, así como la necesidad de fortalecer las alianzas en materia educativa y avanzar hacia políticas integrales intersectoriales, con la colaboración de diferentes actores y la participación activa de la familia y de la sociedad civil.
 
5. Favorecer las medidas precisas para garantizar que todo el alumnado que finaliza la educación obligatoria, según la ley de cada país, haya adquirido los conocimientos, habilidades, actitudes y las competencias básicas necesarias, en consonancia con las nuevas demandas sociales y laborales.
 
6. Impulsar para ello nuevos modelos de aprendizaje, más flexibles y personalizados, que incluyan el emprendimiento y la innovación de manera integrada y transversal en los currículos, como herramientas centrales para que las personas jóvenes puedan desenvolverse en un contexto incierto y cambiante.
 
7. Fomentar la interrelación de las escuelas y la comunidad educativa con los agentes sociales y económicos, locales y nacionales, con miras a generar sinergias y promover la colaboración con entidades sociales, culturales y empresariales, entre otros actores, que planteen al alumnado retos de innovación y emprendimiento con impacto sobre su entorno, creando valor desde una perspectiva ética y de transformación social.
 
8. Favorecer la formación a lo largo de la vida, con el fin de facilitar que toda persona pueda adquirir, actualizar, completar y ampliar sus capacidades, conocimientos, habilidades, aptitudes y competencias, para su desarrollo personal y profesional, estableciendo sistemas y procedimientos para la evaluación y acreditación de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales de formación.
 
9. Reafirmar el valor central de las escuelas y de la educación presencial, no solo para el aprendizaje o el desarrollo social del alumnado, sino también como igualador o nivelador social, así como la importancia de favorecer modelos educativos híbridos o de modalidad mixta que podrían contribuir al retorno semi presencial o presencial  seguro.
 
10. Formular un plan de acción para la escuela digital que, a partir de un diagnóstico de la situación actual, desde una perspectiva integral y en el marco de la cooperación iberoamericana, considere las líneas de acción y actividades pertinentes para avanzar en la incorporación de recursos digitales en los procesos de enseñanza y aprendizaje, garantizando la calidad y la mayor equidad en la atención a los grupos en situación de vulnerabilidad.
 
11. Promover la capacitación y la formación continua de las y los docentes, como agentes clave del proceso de enseñanza-aprendizaje, dotando al profesorado de los medios y competencias digitales para adaptarse a entornos virtuales e híbridos mediante la aplicación de metodologías de enseñanza no presencial.
 
12. Fomentar la producción colaborativa de medios digitales para la enseñanza y el aprendizaje, así como el establecimiento de mecanismos de colaboración que favorezcan la acción mancomunada y faciliten el acceso, intercambio y uso compartido de los recursos formativos disponibles mediante su puesta en red.
 
13. Promover que todo el alumnado pueda beneficiarse del gran potencial inclusivo y compensador de la educación virtual, facilitando la conectividad, los medios y las herramientas necesarias y fortaleciendo políticas públicas afirmativas de educación, con enfoque diferenciado e inclusivo, teniendo en cuenta, entre otras, las especificidades culturales y patrimoniales de la población rural, afrodescendiente y pueblos indígenas, que contribuyan a que las actuaciones impulsadas se extiendan y alcancen a todos los sectores, para no dejar a nadie atrás.
 
14. Impulsar medidas de apoyo al alumnado y a sus familias, que han tenido que realizar un enorme esfuerzo en este difícil contexto de crisis sanitaria, para poder atender no solo las necesidades básicas de alimentación y salud de los niños y adolescentes, pero también para garantizar la continuidad de la educación de sus hijos.
 
15. Asegurar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje en los diversos contextos y las formas de desarrollo de la educación, considerando no solo aspectos tecnológicos, sino también cuestiones curriculares, metodológicas y organizativas específicas del entorno digital, fomentando la participación de las familias en los procesos de aprendizaje y formación integral de sus hijos, desde los hogares y fortaleciendo el vínculo entre éstas y la escuela.
 
16. Garantizar la equidad, igualdad e inclusión en todos los niveles de la enseñanza para niños y niñas y la formación profesional a fin de superar y eliminar toda discriminación y violencia contra las mujeres y niñas.
 
17. Elaborar un plan de trabajo para fomentar las competencias digitales y las vocaciones tecnológicas entre las niñas, niños, adolescentes y jóvenes y promover el acceso a los estudios de educación secundaria y superior en estas materias, con énfasis en aquellos relacionados con las áreas de Ciencias, Ingeniería, Matemáticas y Tecnología (STEM por sus siglas en inglés), prestando especial atención a la necesidad de reducir las brechas existentes en estos ámbitos entre hombres y mujeres.
 
18. Seguir impulsando el acceso, permanencia y éxito en el sistema general de educación para las personas, que sea inclusivo en todos los niveles, asegurando los ajustes razonables y apoyos educativos necesarios, tanto humanos como tecnológicos, priorizando los que se encuentran en situación de vulnerabilidad.
 
19. Continuar fortaleciendo el bilingüismo de las lenguas portuguesa y española en Iberoamérica y promoviendo las lenguas originarias y nativas, así como la enseñanza de otros idiomas, reconociendo el valor de nuestro patrimonio lingüístico para el desarrollo sostenible.
 
20. Fomentar el diálogo y la acción conjunta entre sectores de la comunidad educativa e instituciones educativas en Iberoamérica, con el fin de avanzar en la definición de soluciones colaborativas que permitan hacer frente a un escenario que presenta retos sin precedentes y que hace necesario promover la cooperación internacional, disponer de mayores recursos y poder contar con aportes extraordinarios por parte de las instituciones financieras internacionales.
 
21. Reforzar los mecanismos y plataformas de intercambio de experiencias, lecciones aprendidas y buenas prácticas educativas entre los Ministerios de Educación de los países iberoamericanos, así como los sistemas de información y evaluación de la educación en la región, a fin de facilitar el aprendizaje mutuo y disponer de información consistente, comparable y fiable que permita conocer en profundidad las brechas, debilidades, avances y fortalezas de los sistemas educativos.
 
22. Fortalecer la cooperación iberoamericana en materia educativa y la internacionalización solidaria, mediante el diseño e implementación de medidas concretas, aplicables y con impacto a corto y medio plazo, apostando por la eficiencia y por el valor de la colaboración y la complementariedad en el espacio iberoamericano.
 
23. Aprobar la Agenda Iberoamericana de Cooperación en Educación para el bienio 2020-
2022, integrada por aquellas actuaciones y proyectos vigentes acordados por anteriores Conferencias Iberoamericanas de Ministras y Ministros de Educación, a los que se suman los aprobados en esta XXVII Conferencia, encomendando su impulso y seguimiento a la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), junto con la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).

La conferencia fue liderada por la STP de Andorra, la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) y la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB). Este foro político bienal, fue el más importante a nivel regional en educación y para constatar los logros alcanzados en su andadura, al tiempo que para construir la agenda de trabajo para los próximos dos años.
 
Encuentre a continuación el documento oficial

Documentos