“Mientras se defienda la verdad, la paz está a la vuelta de la esquina”

“Mientras se defienda la verdad, la paz está a la vuelta de la esquina”
Así lo aseguro Álvaro Leyva Durán, quien ha sido facilitador en los procesos de paz con las FARC y el ELN. Para él lo que está en peligro en estos momentos no es la paz sino su implementación, la defensa de instituciones nacidas a partir del Acuerdo Final y el derecho de las víctimas a la reparación y no repetición.

El político conservador fue uno de los invitados al foro “Las encrucijadas de la paz en Colombia”, organizado por el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) en conjunto con el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).
Leyva resaltó los alcances de lo que se acordó en La Habana y atribuyó la dura situación que atraviesa el proceso de implementación a que durante las negociaciones los actores involucrados no llegaron a imaginar que quienes habían combatido no eran los únicos que tendrían que ser objeto de la solución de la paz.
 
“Lo que vemos hoy, aparentemente una paz de golpe como arrinconada, es lo que se siente después de una enfermedad grave. Es muy difícil que en todos los sectores que conforman la sociedad colombiana no existan aquellos que tengan que decir la verdad y hacerse presente”, manifestó.
 
A pesar de estas dificultades señaló que este es un proceso que llegó para quedarse: “naturalmente hay un pulso en este momento entre quienes quieren sacarle el cuerpo a una cosa que ya está allí y que está blindada, porque ese es un proceso que no tiene reversa, aun con las noticias que se ven todos los días”.
 
Así mismo hizo un llamado a defender la verdad y el derecho de las víctimas, que para él antes del proceso de paz era absolutamente desconocido. “Tenemos que salir a la plaza pública a defender la verdad; para mí ese es el punto neurálgico para que este proceso de paz que se creó termine de buena forma. Esta es la oportunidad de cambiar el país y si nosotros no conocemos la verdad de lo sucedido, ahí sí podemos decir que el proceso fracasó”, afirmó.
 
En el foro también participaron el profesor del UNAL Leopoldo Múnera; Karina Batthyany, secretaria ejecutiva del CLACSO, Patricia Ariza, actriz y directora de teatro, y el profesor Jairo Estrada, delegado FARC en la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación para la Implementación de los Acuerdos de Paz (CSIVI).
 
Aun no es tiempo de sacar conclusiones
 
El profesor Estrada señaló que “se debe considerar que el tiempo histórico transcurrido todavía no es suficiente para arriesgar valoraciones definitivas sobre el estado del proceso de paz y el de la implementación de los acuerdos”, por lo que es apresurado sacar conclusiones definitivas a solo dos años y nueve meses de la firma.
 
Además indicó que es pertinente hacer una distinción entre lo que es el Acuerdo de Paz, sus efectos políticos, sociales y culturales sobre el conjunto de la sociedad colombiana y lo que es el proceso de implementación propiamente dicho, sin que esto implique que haya una diferencia insalvable o no existan interrelaciones entre ambos aspectos.
 
“Desde luego que existe una relación entre el Acuerdo y la implementación, pero tengo la impresión de que el primero es mucho más que el segundo. Reducir los análisis a la implementación del Acuerdo no suministra suficientes elementos de juicio para valorar el momento que estamos viviendo”, aseguró el economista.
 
Agregó que “hoy en día los efectos políticos y culturales no son suficientemente perceptibles como para evaluarlos, aunque ya se evidencian en una sociedad que de nuevo se hace preguntas sobre problemáticas históricas no resueltas como la cuestión agraria, la democracia, la memoria o la verdad”.

__________________________________________________________
Dirección de Comunicaciones de la Universidad Nacional de Colombia