Bandas sonoras de videojuegos motivan aprendizaje musical según investigación UNAL

Bandas sonoras de videojuegos motivan aprendizaje musical según investigación UNAL
 
Mega Man, Tetris y Super Mario Bros., entre otros videojuegos famosos, tienen bandas sonoras cuya aplicación, montaje y adaptación aumentan la motivación del aprendizaje musical en niños y jóvenes y contribuyen en sus procesos pedagógicos.
Así lo asegura Camilo Andrés Avendaño Rodríguez, magíster en Dirección Sinfónica del Conservatorio de Música de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien presenta en su investigación estas bandas como una alternativa de repertorio en los conciertos de música sinfónica, idea que hace pocos años se empezó a explorar y a introducir.
 
“Actualmente se están desarrollando en Bogotá varios procesos de educación musical dirigidos a niños y jóvenes de todas las localidades, pero en estos se destaca especialmente la música folclórica colombiana, las piezas clásicas de renombre y el repertorio pedagógico compuesto específicamente para el desarrollo de estas agrupaciones”, señala el magíster.
 
En su investigación, además de realizar una revisión bibliográfica sobre estudios previos, trabajó en adaptaciones orquestales a partir de bandas sonoras de videojuegos interpretadas por la Orquesta de Cuerdas Frotadas, la Orquesta de Guitarras, el Quinteto de Maderas y el Coro del Centro Salesiano de Formación Artística (Cesfa).
 
En el ensayo se interpretó música de juegos como Mega Man, Tetris, Final Fantasy, The Legend of Zelda y Super Mario Bros., entre otros, mientras se proyectaban escenas en las que suenan estos temas durante las partidas.
 
Además se realizó una encuesta a 80 asistentes con el fin de medir su interés en la música de los videojuegos y el impacto que tendría llevar este repertorio a la escena sinfónica.
 
En la investigación participaron más de 60 estudiantes del Cesfa, a quienes se les realizó un seguimiento durante el proceso de montaje para evaluar el impacto que les causó trabajar con este repertorio.
 
“Muchos de ellos aseguraron que este trabajo les aportó de manera significativa a su proceso de aprendizaje, ya sea por los elementos técnicos de los arreglos; la comprensión de conceptos rítmicos, armónicos y melódicos que estaban trabajando en sus clases de teoría; el trabajo de ensamble, y los elementos de la música que les permiten representar escenas o situaciones particulares, y cómo interpretarlos, entre otros aspectos”, señala el magíster.
 
Sonidos que evolucionan
 
Desde hace casi 50 años –hacia la década de 1970– los videojuegos han formado parte importante de la cultura del entretenimiento en el mundo, y sus componentes, como la música y el sonido, han servido como un elemento central en su desarrollo y popularidad.
 
Sin embargo, solo hasta 2008 se realizó una de las primeras investigaciones académicas sobre el tema.
 
Generalmente la sonorización de los videojuegos depende de la tecnología de las empresas desarrolladoras. “Desde hace 15 años y hasta hoy ya existe la tecnología para que una orquesta pueda grabar la música de un videojuego sin que se escuchen sonidos electrónicos”, recuerda el magíster.
 
Espera además que con el tiempo la implementación de estas bandas sonoras en Colombia se haga con mayor frecuencia para que puedan hacer montajes y espectáculos cada vez más atractivos para el público, como ya se hacen en otros países del mundo.
 
Por lo pronto, el investigador desarrolló la página web pianoyvideojuegos.co, en la cual se introducen contenidos de aprendizaje de la música con base en ejemplos con música de videojuegos, una herramienta para todos aquellos interesados en aprender conceptos básicos.