Becas que impulsan sueños y esperanzas

Becas que impulsan sueños y esperanzas

Becas que impulsan sueños y esperanzas

 

Son 143 jóvenes talentosos del Caribe los que este semestre se unen a los más de once mil becarios que el Programa Institucional de Becas de Uninorte ha beneficiado a lo largo de los años de existencia de la institución. En una ceremonia realizada en el Coliseo Los Fundadores, ayer 16 de enero, las directivas, funcionarios, profesores y donantes del programa ofrecieron un espacio para darles la bienvenida a su etapa universitaria.

Entre estos jóvenes se escuchan las historias que representan la realidad de nuestra región, donde apenas unos 3 de cada 10 bachilleres ingresan a una institución de educación superior. Alejandro Gónzalez Sagbini es oriundo de Maicao, La Guajira, tiene 16 años y hoy es consciente de que las oportunidades para personas como él hay que aprovecharlas. Se graduó en el colegio La Inmaculada, una institución pública en su municipio, donde de los cerca de 200 estudiantes que se graduaron con él pocos ingresaron a una universidad. También sabe que la beca Roble Amarillo que le otorgó Uninorte fue por el trabajo, el esfuerzo y la dedicación que ha tenido por los estudios. Su historia es la de aquellos que tienen metas claras y se esfuerzan por lograrlas.

Otra es la historia de Luciana Olivella Nieble, de 17 años, quien a los 16 años se enfrentó a la tarea titánica de ser madre. Pese a quedar embarazada cuando cursaba décimo grado, no se dio por vencida y asumió el reto de salir adelante ante la adversidad de la situación. Ella estudiará Diseño Gráfico; asegura que siempre sintió afinidad por el trabajo artístico y creativo en su colegio, El Buen Consejo de Barranquilla. Con su hija en los brazos (hoy de un año), Olivella dice que su experiencia le enseñó a no desfallecer y luchar con tenacidad por salir adelante. Se siente agradecida con quienes vieron en ella algo especial para otorgarle una beca, pues era su única opción para poder estudiar profesionalmente. La suya es la historia de quienes no están dispuestos a bajar los brazos cuando las esperanzas pueden nublarse.

Historias de vida como las de Alejandro y Luciana son las que en Uninorte se reconocieron con una beca. Escogerlos no fue una tarea sencilla: el número de inscritos aspirantes para esta convocatoria llegó a los 2147. Lamentablemente los recursos son limitados.

El 68,53% de estas 143 becas serán financiadas con recursos del Fondo de Becas de Uninorte y el 31,47% restante gracias al apoyo decidido de 15 donantes: Acesco, Fundación Tecnoglass, Allianz, Comedal, Gases del Caribe, Gecelca, Inveractiva, Jenny Pineda Fernández desarrollo cultural y artístico, Mayor José Vicente Colmenares Galofre Mora Servies, Orgullo Caribe Colpatria, Orgullo Caribe SUFI, Orgullo Caribe Egresados, Procaps, Progreso Combarranquilla, Talento Promigas.

Durante su intervención en la ceremonia el rector hizo énfasis en que el deseo de Uninorte es que cada vez sean más los becarios, pues son muchos más los que quisieran estudiar aquí y no pueden porque no cuentan con los recursos. “Lo he dicho antes y lo repito aquí: la educación es un derecho de todos los colombianos y debería ser gratuita. En las universidades privadas, que no recibimos ayuda del estado, tenemos que cobrar matrículas para el funcionamiento, para la inversión, el mejoramiento de la calidad”, dijo.

 

Para el rector, este fue un momento de suprema emoción y de supremo orgullo, debido a que estos jóvenes fueron escogidos porque demostraron tener los méritos necesarios. “Los invito a entrar con optimismo en este nuevo año, con consciencia de que hay que hacer permanentemente un trabajo, de que hay que trasnocharse, levantarse más temprano, pero siempre con la alegría de que los logros en la vida se obtienen cuando uno ha trabajado mucho, cuando uno se ha sacrificado. Ustedes son esas personas que han logrado hasta ahora muchísimo, pero que van a lograr mucho más en el futuro. El futuro en esta universidad es de ustedes y de todos los estudiantes”.

A lo largo de los años, el programa de Becas y Apoyo Financiero de Uninorte ha invertido más de 113 mil millones de pesos para que miles de jóvenes del Caribe accedan a una educación de calidad. En la actualidad, el 42,81% de la población total de pregrado matriculada (5568 estudiantes) cuenta con algún tipo de beca. A este programa cada semestre se unen empresas que confían en la educación como herramienta de transformación. Confianza que se ve retribuida con los resultados del programa: el 74% de becarios de Uninorte son estudiantes distinguidos, el 98% termina con éxito sus estudios y el 95% de los becarios graduados trabaja en el área que estudiaron.

El propósito de Uninorte es que esta iniciativa sigua una senda de crecimiento para ofrecer más oportunidades, para lo cual es más que fundamental el apoyo de otras organizaciones. “Este programa de becas tiene como rótulo un árbol, el roble amarillo, que abraza y da su nombre a las demás becas; ese rótulo significa que nosotros arduamente, todos los años y semestres buscamos amigos, entidades, empresas, familias, egresados para que nos ayuden en esa noble causa, porque lo es”.

Las empresas pueden encontrar múltiples beneficios al donar en este programa educativo, que van desde apoyar la cobertura a bachilleres de las comunidades donde operan hasta contribuir a formar una masa de profesionales competentes que posteriormente pueden vincular laboralmente en sus empresas e impactar a mejorar el entorno.

Rodrigo Pacheco, vicepresidente institucional de Mercantil de Colpatria, aseguró que en Colombia hay unas iniciativas de filantropía sostenible muy importantes y que en particular la educación cambia el futuro de un individuo y su entorno. Además, manifestó la importancia de tener a estos jóvenes como parte de la compañía: “queremos que esos becarios y estudiantes destacados en las diferentes disciplinas que gradúa la Universidad del Norte se sientan atraídos por trabajar en las compañías Colpatria, ya sea en Barranquilla o en cualquier otra ciudad donde trabajemos”.

Por su parte la empresa Procaps S.A, que por primera vez se vincula al programa, otorgó una beca que incluye el 100% de la matrícula de pregrado e idiomas, auxilio de material de estudio y transporte. Para la empresa, desde la educación se contribuye a una sociedad más responsable socialmente.

“Teníamos mucho tiempo de querer participar, de querer favorecer específicamente a un joven de nuestra comunidad vecina y, finalmente, con los 40 años de Procaps se nos hizo realidad este sueño, fruto de la unión de un propósito común entre la compañía, los voluntarios de Procaps y la Fundación Procaps, que es apoyar al desarrollo de la sostenibilidad de nuestro entorno”, manifestó Marcela Carvajalino, vicepresidente de Asuntos Legales y Desarrollo Humano.

Este jueves, los becarios se sumarán al resto de estudiantes que, este semestre, iniciarán clases en Uninorte. Entonces empezarán a construir el camino que los lleve a ser profesionales de éxito y de cambio en sus familias y en su entorno. Ese es el verdadero sentido de la beca.