Conclusiones del webinar “Pedagogía digital para docentes” que realizamos junto a EduExcellence

Conclusiones del webinar “Pedagogía digital para docentes” que realizamos junto a EduExcellence
Gracias al convenio que desde la Asociación Colombiana de Universidades tenemos con EduExcellence, realizamos hace unas semanas el webinar "Pedagogía digital para docentes", en el que compartimos experiencias de lo que ha sido la educación superior de Finlandia con la llegada de la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19 y que sirviera como una suerte de guía para las IES colombianas en las posibles estrategias a tomar, desde el punto de vista del docente.

Contamos con la participación de la Lic. Tuija Marstio de la Laurea Universidad de Ciencias Aplicadas, especialista en el aspecto pedagógico de la enseñanza en línea y el uso de tecnología moderna para apoyar el aprendizaje. Cuenta con una amplia experiencia en desarrollo curricular y capacitación de docentes, gracias a los más de 20 años trabajando en el campo del desarrollo institucional y capacitación para el desarrollo. 

Ana Lucía Chaves, asesora académica de ASCUN,  actuó como moderadora del evento e inició agradeciendo a la Lic. Marstio por su participación y al grupo EduExcellence que le ha permitido a ASCUN la posibilidad de acercar las inquietudes con respecto al modelo de docencia universitario finlandés, frente a las posibilidades de transformación de algunos de los elementos de los modelos educativos de Colombia. 

El encuentro giró en torno a temas claves como: la forma en la que se ha trabajado durante la pandemia y una guía en cuanto a aquellos elementos que podrían favorecer la formación del docente y de los grupos curriculares, frente a ajustar lo que se diseñó para la presencialidad para llevarlo las formas de trabajo que implican tecnología. Además, se presentó una fuerte inquietud en torno a la evaluación de los aprendizajes y el contexto formativo en los ambientes digitales. 

La Lic. Marstio inició su intervención recalcando que definitivamente la llegada del Covid-19 ha sido una situación difícil para los profesores en todo el mundo. Muchos acudieron a la enseñanza asincronizada con tareas, pero durante este tiempo la actitud hacia la digitalización ha cambiado, ya los docentes no preguntan porqué, sino cómo aplicar las herramientas en su trabajo. En este sentido, se piensa que la disrupción digital tendrá lugar más pronto de lo que se había pensado, ya que este virus se ha convertido en una oportunidad para hacer más uso de herramientas digitales y ha forzado a las IES a transformar el trabajo a un ambiente digital. 

Entrando puntualmente en el tema del diseño pedagógico digital enfocado al estudiante, la licenciada habló de las grandes diferencias que hay entre enseñar en línea y enseñar en clases. La más importante es que en la formación presencial se puede ir impartiendo los temas de la asignatura en el camino, según el nivel y reacción de los estudiantes y el docente puede sentir el nivel de energía de la clase; mientras que, en línea el docente no puede ver o escuchar a los estudiantes en muchas ocasiones, por eso, la parte principal del trabajo del docente pasó a ser preparar el manuscrito de la asignatura y diseñar el camino de aprendizaje del estudiante.

“Es normal que los docentes fijemos la atención al contenido de las asignaturas, no obstante, en una asignatura en línea el estudiante avanza de una actividad a otra, fijándose en las fechas límites. El estudiante suele no leer el contenido, sino que va avanzando con las tareas. Le interesa qué debe hacer, las fechas límites y cómo se le evalúa. Por eso es recomendable pensar al revés: primero en la manera de aprender y luego volver el contenido alrededor de las tareas”, afirmó la Lic. Marstio.
Con base en esto, cobró más importancia el proceso de planificación de la asignatura en línea, en el que el docente juega varios roles: el tiempo antes de la asignatura es demasiado importante, al principio es un motivador, luego pasa a ser un facilitador y al final de la asignatura pasa a ser de nuevo un pedagogo para evaluar los aprendizajes. 

Pero, ¿qué es el diseño de aprendizaje? Por un lado, se basa en un contexto tecnológico, diseño instruccional, y por el otro lado es un término pedagógico entendiéndolo como el proceso de planificación de las asignaturas. Así que el diseño del aprendizaje combina los elementos del diseño de servicios, el contexto pedagógico y el contexto tecnológico. Facilita la planificación de asignaturas, poniendo énfasis en la experiencia de aprendizaje del estudiante.

Entonces, el contenido debe basarse en conceptos en vez de datos y hechos, deben existir momentos de interacción, en la que el estudiante tenga activa participación y, finalmente, brindarle un valor al estudiante, diferentes formas de aprender. Aquí es donde se ha hecho un cambio vital: el aprendizaje centrado en las competencias.

Para lograrlo, se diseñó el método ABC, a través del cual equipos de docentes crean un manuscrito visual que muestre el tipo de secuencia de actividades de aprendizaje de una asignatura seleccionada, participando en un taller de 90 minutos de duración. Un principio del método es que se enfoca en diferentes formas de aprender y soluciones tecnológicas que respaldan las mismas. A través de este método, los docentes construyen un manuscrito visual en el que ellos detallan el tipo de actividades de aprendizaje que se necesita para cumplir con los resultados y la forma en que estos están evaluados. Este método ayuda a centrarse mejor en el proceso de aprendizaje del estudiante, desde el contenido.

En la sección de preguntas se destacó una muy importante: ¿Cómo han recibido este modelo los estudiantes? Dando respuesta a esta inquietud, la licenciada hizo referencia a que depende mucho del nivel de estudio del estudiante, en qué etapa de formación está y también el tema, porque hay asignaturas en las que es muy importante el contacto para hacer ejercicios prácticos. Según eso, a algunos estudiantes les ha afectado bastante el virus y no se acostumbran a estudiar en línea, pero también hay otros que sienten que ahora pueden concentrarse mejor y que pueden ser más eficaces.

Este nuevo modelo ha sido recibido de manera muy distinta tanto en los estudiantes como en los docentes. Ahora se ha modificado a una forma híbrida, un grupo en el campus y otro en línea y a ese nuevo modelo se están adaptando los docentes. “Pero lo más importante es que esta situación no cause que los estudiantes abandonen sus estudios. Sin lugar a duda, este cambio de modelo, ha causado una carga de trabajo extra para los docentes”, concluyó la Lic. Marstio.