Docente Uninorte creadora de "Cuerpos que cuentan", seis relatos sobre la violencia contra la comunidad LGBTI

Docente Uninorte creadora de
La intolerancia a la diferencia ha sido una de las constantes durante el más de medio siglo de conflicto armado que ha vivido Colombia. La construcción de la identidad ha sido un espacio para la violencia, situación que han vivido de manera exacerbada comunidades marginales como la LBGTI. 

Sobre este tema se centra Cuerpos que cuentan, escrito por Viridiana Molinares, docente del departamento de Derecho. El libro, disponible en la plataforma de Ebooks Uninorte, está compuesto de seis relatos que narran diferentes tipos de victimización que sufrieron personas LGBTI en el caribe en el marco del conflicto armado, específicamente entre 1990 y 2010. 

La obra se sitúa en un punto medio entre un informe de investigación y una obra literaria, y utiliza la narración para hacer un aporte a la memoria histórica y relatar lo vivido por aquellos que han asumido la tarea y el riesgo de construir su sexualidad y su manera de ser en el mundo en el contexto de la guerra. “En este país se utiliza la violencia sexual como una forma de disciplinar lo que la sociedad puede considerar como cuerpos desviados del estereotipo binario de masculino y femenino”, manifestó la autora. 

La idea del libro surgió de una investigación realizada en 2014 por Molinares en conjunto con los profesores Carlos Orozco Arcieri y Julia Bernal Crespo en la que integraron varias disciplinas. Desde el punto de vista sociológico, auscultaron las violencias sexuales ejercidas sobre lesbianas, homosexuales, bisexuales y mujeres trans en razón de la construcción de su identidad y de la expresión de esa identidad desde el cuerpo; al mismo tiempo que analizaron lo ocurrido desde el marco jurídico que existía para proteger a las víctimas de violencia sexual. 

A partir de esta experiencia de recorrer distintas poblaciones rurales del caribe, escuchando a víctimas del conflicto, surgió la idea de Cuerpos que cuentan. Molinares agradeció a Mercedes Castilla, su amiga y correctora de estilo, por su apoyo en el enfoque del proyecto que se publicó por la Editorial Uninorte: seis historias donde se podían ver los diferentes perfiles de la violencia ocurrida. 

Una gaviota en Suán habla sobre el drama de las violaciones sexuales y suicidios que viven los desplazados. María Fernanda y el carnaval de la exclusión y violencia ejercida por las autoridades del Estado a las personas trans. Las noches de Cecilia da a conocer sobre el embarazo de una mujer lesbiana, producto de una violación colectiva. Yo sí sé defenderme explora el activismo en defensa de la identidad por parte de homosexuales. Cartas que no son de amor cuenta lo vivido por mujeres trans que ejercen la prostitución y que son doblemente estigmatizadas por su condición sexual y su trabajo. Orden, fiestas, orgías sangre y zonas grises presenta la ley y el orden que impusieron los paramilitares y su ensañamiento frente a las comunidades LGBT.