EAFIT es primera en Antioquia en el día mundial de la pajariada

EAFIT es primera en Antioquia en el día mundial de la pajariada
​Durante tres años consecutivos Colombia ha ocupado el primer lugar en el Global Big Day por la cantidad especies de aves registradas. El país cuenta con alrededor de 1290 especies. En la imagen un Ramphatos vitellinus o Tucán pechi blanco avistado por el Grupo de EAFIT. Foto cortesía.
 
​• El Grupo de Observadores de Aves de EAFIT fue el que más especies de aves registró en Antioquia durante el Global Big Day 2019, que busca que expertos y aficionados avisten la mayor cantidad posible de especies durante un día.

• El equipo de la Universidad se vinculó a esta actividad realizada el 4 de mayo, cuando se registraron 6806 especies de las cerca de 10.000 que hay en el mundo. Los eafitenses registraron 202 de las 714 reportadas para Antioquia ese día.
 
Cerca del 70 por ciento de las aves de todo el mundo fue avistado en un solo día, y en esa jornada EAFIT se destacó por su aporte. El Grupo de Observadores de Aves de la Universidad se convirtió, al igual que en el año 2018, en el que más especies avistó en Antioquia durante el Global Big Day 2019, una campaña de la plataforma eBird para promover el avistamiento en el mundo y la conservación de la naturaleza.
 
La plataforma, del Cornell Lab of Ornithology, convoca a los pajareros de todo el globo a salir a buscar aves durante las mismas 24 horas y reportarlas en listas. El 4 de mayo fue seleccionado para la edición de este año, en la que el Grupo de la Universidad se dividió en dos sitios en los que, en conjunto, lograron identificar 202 especies de las 714 reportadas en Antioquia gracias a este evento.
 
Los integrantes del Grupo de Observadores de Aves de EAFIT —conformado por estudiantes, profesores, egresados y comunidad general— se repartieron entre Río Claro y Puerto Nare para salir ese sábado al avistamiento. A esa misma tarea se vincularon expertos y aficionados de Colombia, país que figura en el primer lugar por la cantidad de especies (1590) avistadas ese día. Siguen Perú, Ecuador y Brasil. En la edición de este año se avistaron 6806 especies de las cerca de 10.000 que hay en el mundo.
 
Entre los cerca de 20 pajareros eafitenses que salieron en el Global Big Day 2019 estaban María Cadavid Vélez, Sara Velásquez Restrepo, Esteban Garzón Franco y Óscar Alzate Zapata, todos estudiantes del pregrado en Biología. Contaron que salieron muy temprano, de madrugada, para tener la oportunidad de recolectar pruebas visuales y auditivas de aves tanto diurnas como nocturnas.
 
Sara dice que Colombia es uno de los países más organizados para este evento, pues se forman coordinaciones y se asignan territorios para cubrir zonas diversas. Los pajareros crean las listas que suben a la plataforma. María explica que una vez se suben esas listas, es posible que les pidan pruebas y por eso parte de la tarea posterior al 4 de mayo es revisar las fotos que toman y los registros sonoros de los cantos recolectados.
 
Así como los pajareros del Grupo eafitense, a la actividad del 4 de mayo se vincularon cientos de miles de personas. En eBird aparecen 32.531 participantes, aunque para Juan Fernando Díaz Nieto, profesor del Departamento de Ciencias Biológicas de EAFIT, la cifra puede ser mayor, ya que ese dato corresponde a los que tienen cuenta en la plataforma y subieron listas, pero puede ocurrir que junto a algunos de los registrados hayan colaborado otras personas que no tengan cuenta en eBird.
 
Entre lo más importante de esta campaña, destaca Juan Fernando, es que hay muy pocos eventos relacionados con la naturaleza y su conservación que convoquen a tantas personas. “El Global Bird Day tiene una labor que me parece muy poderosa que es la difusión y contagiar a las personas con ese deseo de conocer su entorno.  En la medida en que más personas se contagian de esto, más vamos a aprender de nuestra naturaleza, de nuestro entorno natural y vamos a conservarlo porque ya las especies que nos rodean no son “x”, no son invisibles, sino que toman una forma y nosotros vamos a querer conservarlas”, opina el profesor, también integrante del Grupo de la Universidad.
 
Las especies más escasas
Óscar Alzate y Esteban Garzón destacan cinco especies entre las que avistaron en Puerto Nare.
 
Nyctibius griseus (Bien parado común): “A pesar de que es común y tiene distribución amplia, es un ave difícil de observar ya que su camuflaje con la corteza de los árboles es casi perfecta y, una vez está perchado sobre una rama, se queda inmóvil casi que todo el día, totalmente inmóvil. Confía tanto es su camuflaje que no importa lo que pase a su alrededor. Además, tiene un canto casi que fantasmal y en muchas partes acusan a esta ave de ser una bruja y de que con su canto significa muerte”.
 
Platalea ajaja o espátula rosada: “Tiene una morfología muy particular ya que su pico en la parte posterior es aplanado (como una espátula) y tiene un color rosa muy parecido al de flamenco que se debe, al igual que en el flamenco, a los crustáceos que comen en los cuerpos de agua. Además, la vimos en una zona que no es muy común verla”.
 
Leptodon cayanensis: “A pesar de que tiene una distribución amplia, fuimos el único grupo que pudo observarla en Antioquía, y fuimos de los pocos registros del país. Es depredadora de reptiles y anfibios, convirtiéndola en una especie controladora de poblaciones de herpetos”.
 
Sarcoramphus papa: “El rey de los gallinazos o cóndor de la selva siempre va ser un registro ‘bacano’. Hay zonas del país donde es muy común y se ve mucho, pero en la zona en la que estábamos solo la habían visto una vez y este fue el segundo registro. De todos los gallinazos es el segundo más grande, después del cóndor, y algo curioso de este rey gallinazo es que cuando hay reses muertas los gallinazos comunes esperan a que el rey gallinazo dé los primeros picotazos al cuerpo, ya que el pico de los gallinazos comunes no es lo suficientemente grande y fuerte para atravesar la gruesa piel de la res. Esta especie es muy importante para el ecosistema ya que es de esos carroñeros grandes que ayudan en gran cantidad a la degradación de la carroña”.
 
Chloroceryle aenea: Martín pescador enano también es de esas especies que son un poco difíciles de ver a pesar de su amplia distribución. Le dicen enano porque no supera los 13 centímetros, es como un colibrí con un gran pico para pescar. Y ese registro del 4 de mayo fue la primera vez que se ve este Martín pescador en la finca donde estebamos, la finca tiene un área de 800 hectáreas y se han hecho ya varios trabajos para sacar un listado de las aves de la finca y nunca lo habían visto”.
 
En la lista de las especies vistas en Río Claro el 4 de mayo están: Cnipodectes subbrunneus, Habia gutturalis, Phylidor fiuscipenne, Phylloscartes lanyoni, Dacnis lineata. 

______________________________________________
Dirección de Comunicaciones de la Universidad EAFIT