En EAFIT analizan el futuro de la inteligencia artificial

En EAFIT analizan el futuro de la inteligencia artificial
Las conferencias y paneles de Inteligencia Artificial: Ciencia vs Ficción continúan este 12 de septiembre en diferentes lugares del bloque 38 de EAFIT.
 
• Con presentaciones magistrales y paneles de especialistas en inteligencia artificial se desarrolló, el martes 11 de septiembre, la primera jornada de los Días de la Ciencia Aplicada 2018.
• Expertos de la academia y la industria disertan en EAFIT sobre las implicaciones de la inteligencia artificial y su impacto en los estilos de vida. La actividad, que tiene entrada gratuita, finaliza este miércoles 12 de septiembre.
 
La construcción de ciudades inteligentes, grandes avances en robótica aplicados en campos como la agricultura y la medicina, procesos automatizados más eficientes y una mayor capacidad de análisis del big data son algunos de los escenarios que se presentan en la actualidad con la implementación de la inteligencia artificial en diversas áreas de la industria y la vida cotidiana.
 
Pero ¿cuál es la delgada línea que separa la inteligencia artificial de la ficción? ¿Cómo el avance tecnológico se adapta al desarrollo sostenible y cuáles son sus posibles impactos en el futuro de la humanidad? Estas preguntas son analizadas por expertos académicos e ingenieros de la industria, quienes aplican herramientas de la inteligencia artificial como la analítica de datos y el machine learning (aprendizaje de máquinas) en procesos empresariales, durante el X Días de la Ciencia Aplicada 2018, organizado por la Escuela de Ciencias de EAFIT, y que finaliza este miércoles 12 de septiembre con actividades en diferentes espacios del bloque 38 desde las 9:00 a.m. y hasta las 6:00 p.m., con entrada gratuita.
 
Consultar la programación
 
“No hay un único camino para llegar a un buen nivel de utilización de las tecnologías para su aprendizaje automático o inteligencia artificial. Cada empresa abordará su camino de acuerdo con las necesidades y recursos que tenga disponible, pero lo importante es que tenga conciencia de hacia dónde lo conduce cada paso que da”, señala Benjamín Montoya Herrera, ingeniero de sistemas, arquitecto de información de la Dirección de Estrategia y Arquitectura de TI (Tecnología de la información) de Empresas Públicas de Medellín (EPM).
 
La inteligencia artificial, que en la actualidad despierta profundos debates concernientes tanto a las implicaciones tecnológicas como éticas por su utilización, es una disciplina que se ha desarrollado desde los años cincuenta tras las innovaciones computacionales de Alan Turing y los avances en materia de almacenamiento de datos, velocidad de cómputo y memoria de las máquinas. La inteligencia artificial, sin existir una definición unánime, puede comprenderse como la manera en que las computadoras replican el comportamiento humano.
 
“La inteligencia artificial nos va a permitir utilizar los datos que se están acumulando en las diferentes entidades públicas y privadas. En aspectos específicos como la eliminación de la pobreza nos va a permitir caracterizar de una manera más frecuente los asentamientos subnormales. Uno de los temas que me interesan es la utilización de inteligencia artificial en la agricultura, que apunta a eliminar el hambre. Uno de los elementos esenciales allí es el sistema de soporte de la decisión, que está fuertemente influenciado por las herramientas de analítica y machine learning como tal”, señala Jairo Alejandro Gómez, doctor en ingeniería e investigador del Research in Spatial Economics (Rise) de EAFIT, grupo de investigación que, a través de técnicas cuantitativas, estudia las dinámicas espaciales de fenómenos socioeconómicos.
 
En Colombia el uso de la inteligencia artificial, en relación con los grandes países desarrollados, aún es incipiente en muchos sectores. Sin embargo, desde entidades como Bancolombia, EPM y Ecopetrol ya se adelantan importantes esfuerzos de transformación empresarial por medio de la analítica de datos y la adopción del aprendizaje automático para la sostenibilidad y la optimización de procesos.
 
Ejemplo de esto es la utilización de algoritmos de inteligencia artificial para la detención de instalaciones con alta probabilidad de fraude en el consumo de energía y los modelos optimizados para scoring de cartera, que han mejorado los procesos existentes en estas funciones.
 
“Hay que mirar el grado de inversión en este tipo de tecnologías. Las empresas grandes en Colombia se están dando cuenta de la importancia que esto tiene, de la ventaja competitiva que representa tener unas capacidades desarrolladas en temas de inteligencia artificial y han empezado un camino que, de pronto, no es el más veloz pero que, al menos, está avanzando. Hay que aceptar que esto es el futuro”, expresa Ricardo Castro García, magíster en inteligencia artificial y gerente de analítica de riesgos de Bancolombia.
 
Frente a las consecuencias que puede generar el uso masivo de la inteligencia artificial, aseguran los expertos, la mejor manera de protegerse es tener una legislación adaptable y moderna que permita reducir las implicaciones negativas de este tipo de avances tecnológicos, como el caso del desarrollo de armas autónomas o la explotación de datos personales para fines políticos o económicos.
 
“Como muchas de las otras aproximaciones que hay en materia científica y tecnológica, lo que se busca es un apoyo para la toma de decisiones, y la inteligencia artificial no es la excepción a esto. Más que un boom de la inteligencia artificial, es un boom del acumulado de datos. Ahí el dato, convertido en información, permite construir una visión de sociedad en cada uno de los sectores en los que la inteligencia artificial va estar apoyando. Es el flujo del dato convertido en información, la información convertida en conocimiento y el conocimiento como soporte a la toma de decisiones”, expresa John William Branch, profesor y director del Grupo de Investigación y Desarrollo en Inteligencia Artificial –GIDIA- de la Universidad Nacional (Medellín).
 
Uno de los desafíos en la implementación de estas tecnologías en el contexto colombiano está relacionado con la formación profesional e intelectual en áreas afines a la inteligencia artificial, lo que busca generar estrategias de mejoramiento en los distintos sectores productivos e industriales.
 
“Hay unas claves importantes. La primera es que hoy hay más información que nunca, que la podemos procesar, almacenar y capturar de las fuentes. Estamos interconectados. Segundo es que hoy tenemos la capacidad de cómputo y la técnica de coger esa información y generar valor de ella. Yo diría que es la primera vez que estamos generando valor con la inteligencia artificial y es parte de la labor formar la gente y estructurarlo para que no sea un boom sino una tecnología sostenible en el tiempo”, sostiene el ingeniero matemático Alejandro Betancourt, líder de Operaciones Inteligentes en la Gerencia de Inteligencia de Negocios de Ecopetrol.

---
Dirección de comunicaciones de EAFIT.