Escuelas de La Buitrera aprenden de huertas comunitarias con la UAO

Escuelas de La Buitrera aprenden de huertas comunitarias con la UAO
La hierbabuena, el pronto alivio (Lippia alba) y el limoncillo hacen parte de las plantas medicinales y aromáticas de las huertas pedagógicas comunitarias que ahora crecen al interior de cinco sedes de la Institución Educativa La Buitrera, zona rural de Cali, gracias al trabajo de tres estudiantes de Administración Ambiental de la UAO.
 
Se trata de una iniciativa de Valentina Vásquez, Natalia Bermudez y Julián Otalora, jóvenes Autónomos que decidieron desarrollar este proyecto de huertas pedagógicas comunitarias como Trabajo de Grado.
 
Su objetivo fue diseñar huertas escolares como estrategia para la enseñanza de los elementos naturales a la comunidad de las cinco sedes de esa institución educativa, y así fortalecer vínculos entre estudiantes, docentes y padres de familia.
 
“Este proyecto nos dejó satisfechos porque pudimos dejar una huella positiva en la comunidad e incentivarlos a apropiarse de su territorio recuperando culturas tradicionales. Fue una experiencia en la que compartes tus conocimientos con la comunidad y también aprendes de ella, es algo muy recíproco”, comenta Valentina Vásquez.
 
Con esto, se buscaba también suplir la necesidad de analgésicos naturales para recuperar la tradición de las familias de esta zona rural, e incluso crear iniciativas de emprendimiento a partir de ello.
 
También fue satisfactorio para la estudiante Natalia Bermúdez: “Realizar el trabajo con esta comunidad fue muy enriquecedor, aprendimos mucho de las personas con las que trabajamos, y logramos incentivar a los estudiantes a apropiarse del espacio de la huerta en sus instituciones educativas y a replicar esta experiencia en sus hogares”.
 
El trabajo se logró extender en la sede principal José María García de Toledo, y en las sedes San Gabriel (vereda Polvorines), Nuestra Señora de las Lajas, Los Comuneros (vereda El Rosario) y Soledad Acosta Samper (vereda El Otoño).
 
Durante el proyecto, alrededor de la creación de las huertas, se realizaron actividades de educación ambiental con los niños y niñas, y se desarrolló una Feria de Emprendimiento.
 
Concluye a su vez Julián Otálora: "Algo que me da satisfacción es ver que durante la cuarentena los estudiantes llevaron a sus hogares lo aprendido, y tuvieron la idea de establecer una huerta ya no en el colegio si no en sus casas. Es una satisfacción haber sembrado una semilla de conciencia en cada estudiante y un aporte a la comunidad sobre la seguridad alimentaria”.