Estudiantes de la UNAL, finalistas en concurso de banca de inversión

Estudiantes de la UNAL, finalistas en concurso de banca de inversión

Al mostrar las ventajas económicas que tendría para una empresa de software comprar otra compañía del mismo sector, el equipo estudiantil de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) clasificó entre los cinco mejores del país en el primer concurso universitario de banca de inversión organizado por la International Finance Student Association (IFSA Network) Colombia.

 

IFSA, que tiene un capítulo en Colombia, es una organización sin ánimo de lucro manejada por estudiantes, cuyo propósito es brindar a otros estudiantes la posibilidad de acercarse al mundo laboral de las finanzas a través de diferentes concursos, proyectos, talleres y otras actividades que fortalezcan sus habilidades financieras.

Aunque el Harvard College European Business Group y el Harvard GSAS Business Club han realizado la Investment Banking Case Competition desde hace varios años en todo el mundo, esta fue la primera versión para Colombia con participación de 29 equipos de las universidades más reconocidas del país.

El de la UNAL Sede Bogotá estuvo conformado por: Angie Katherine Celis Montagut e Iván Andrés Celis Montagut, estudiantes de Administración de Empresas; Laura Alejandra Córdoba Trillos y Nicolás Daniel Pinzón Peña, del pregrado en Economía; y Jorge Luis Buitrago Ariza, estudiante de Contaduría Pública, todos integrantes del Club de Finanzas de la UNAL Sede Bogotá (FinUN).

Caso de inversión

En esta ocasión los participantes tenían que evaluar la viabilidad de que Salesforce –una de las empresas internacionales líderes en el sector de software empresarial– adquiriera Slack, una empresa de software de trabajo colaborativo.

El concurso, manejado en inglés, tuvo tres filtros. El primero consistía en realizar un resumen ejecutivo que condensara la tesis de inversión con información estratégica, interna, financiera y de la industria en la que se desenvolvían las empresas. Esto con el propósito de conocer muy bien a las empresas y otros aspectos de la transacción para valorarla y determinar si era viable o no.

El segundo filtro fue la preparación y muestra de la presentación corporativa: se hacían las diapositivas, dirigidas a la Junta Directiva de Salesforce, sintetizando toda la información analizada para determinar por qué deberían o no adquirir a Slack. Con base en esa presentación, los organizadores del concurso decidían cuáles eran los cinco equipos que pasaban a exponerla.

En el tercer filtro se realizó la presentación frente al jurado, sustentando la tesis de inversión y la decisión. De allí se escogía al grupo ganador, quien representaría a Colombia en el Harvard Case Competition.

Una compra viable

El grupo de la UNAL recomendó realizar la compra por obedecer a la tendencia observada en el mercado, en donde las compañías están integrando sus soluciones por medio de herramientas como softwares de trabajo colaborativo.

En segundo lugar, mejorar la funcionalidad, ya que Slack representaría esa interfaz para Customer 360, una de las líneas más importantes de Salesforce. Esto les ofrece a los clientes corporativos mayor eficiencia y llenar vacíos de colaboración, comunicación y flexibilidad. Por último, se generan sinergias por esta unión, que incluyen socios estratégicos, programas, clientes y entre otros, permitiéndoles lograr un mayor alcance.

Además, en términos de competitividad, ambas empresas necesitan de un socio estratégico que les permita estar en una mejor posición frente a sus rivales más cercanos.

De ahí surge la pregunta de si la compañía (Slack) se estaba comprando por el valor adecuado, estaba sobrevalorada o infravalorada. En este punto, la tesis de inversión del grupo se concentró en que sí era una muy buena adquisición: iba a aportar más valor a los clientes, una mayor integración de sus servicios en comunicación (problemática de Salesforce), y les iba a permitir ser más competitivos frente a un competidor directo (Microsoft Teams).

Para llegar a estos argumentos analizaron tanto la industria (valor de la industria, tendencias, entre otros aspectos) como las empresas (servicios y productos que ofrecen, clientes, competencia). Además se estudió cómo se podían complementar los servicios, y por último estos análisis cualitativos se transformaron en cifras con dos modelos financieros: flujo de caja descontado y un modelo de múltiplos comparables.

Entre los finalistas también se encontraban equipos de la Universidad Externado de Colombia, la Universidad de los Andes y la Pontificia Universidad Javeriana.

Redacto por: Noticias UN