Habilidades y virtudes que debe cultivar el buen emprendedor

Habilidades y virtudes que debe cultivar el buen emprendedor
  • Desarrollar habilidades técnicas y cualidades personales son fundamentales a la hora del emprendimiento. ¿Qué hacer para tener éxito con una idea de negocio?
  • Profesionales y expertos en emprendimiento de EAFIT recomiendan cultivar una mentalidad emprendedora como base para la innovación, entre otras claves.
Un impulso para el emprendimiento en Colombia se conoció en el congreso Andicom 2018, cuando el presidente del país, Iván Duque Márquez, anunció que las empresas nacientes del sector de las TIC estarán exentas de impuestos durante los primeros cinco años. Pero ¿qué se necesita para tener éxito en un emprendimiento de cualquier sector?
 
Eafitenses, que se han dedicado a formar sobre ese tema y tienen experiencia como emprendedores, se animaron a recomendar seis claves que podrían guiar hacia el camino del éxito. Se trata tanto de habilidades técnicas como cualidades personales, las cuales pueden ser enseñadas desde la escuela y la universidad, según explican los expertos, como claves para materializar las buenas ideas de negocio o los emprendimientos en cualquiera tipo de contexto en que se presenten.
 
Las seis claves para el buen emprendedor

Mentalidad emprendedora: Tener una mentalidad ganadora y positiva ayuda a superar uno de los obstáculos más frecuentes a la hora de emprender: el miedo al fracaso. Para los expertos, el inconveniente muchas veces no son los recursos, pues existen fondos e inversionistas. Actualmente, los problemas que tienen los emprendedores están en su mentalidad, al creer que con un negocio al año ya son multimillonarios.
 
Una sola idea no es suficiente: Tener un amplio abanico de ideas y tener la capacidad para agrupar algunas de estas en un solo proyecto sirve para crear conceptos de negocios novedosos que den valor a la propuesta, al mejor estilo de un Bodytech o un Starbucks, que se presentan como algo más que un gimnasio o un café.
 
Trabajo en red y en equipo: La capacidad para relacionarse con otras personas es clave en todo emprendimiento e innovación humana. El buen trabajo en redes y equipo permite desarrollar prototipos viables que rápidamente puedan experimentarse en el mercado. Hace más falta trabajar en equipos multidisciplinarios. Aquí es fundamental elegir al mejor capital de barco para liderar el emprendimiento.
 
Identificar actores del ecosistema: Tener la información y saber cómo, cuándo y dónde se obtienen ayudas técnicas o financieras para desarrollar ideas y proyectos es clave para sacar adelante cualquier emprendimiento. Muchas veces el emprendedor se desgasta tocando puertas que nunca van abrir porqué llega al actor del ecosistema en el tiempo inadecuado.
 
Dominar otra lengua: La formación bilingüe, principalmente los idiomas con los que se manejan los negocios en el mundo, es importante para darle un alcance más global a las ideas de emprendimiento e innovación. Los expertos han identificado como una falla el tema de la formación bilingüe, lo que permite abrir puertas a los emprendedores porque muchas veces los recursos se encuentran por fuera de Colombia.
 
Rodearse de conocedores de la industria: Necesariamente no hay que ser un especialista en el sector en que se emprende, pero conocer la industria y escuchar a expertos y otros emprendedores resulta provechoso a la hora de tomar decisiones. Tener un plan básico de acción para ejecutar la idea, que contenga cifras del mercado, contactos y temas básicos financieros resulta fundamental.
 
Estas habilidades hablan de virtudes como la experimentación, la asociación y capacidad de conectar ideas, la observación del entorno, cuestionar y preguntar por lo desconocido, el trabajo en redes y, sobre todo, la mentalidad emprendedora y visionaria.
 
Especialistas en emprendimiento como el profesor Jorge Hernán Mesa Cano, quien ha liderado desde sus estudios académicos los procesos de innovación empresarial en EAFIT, señala que los mejores emprendedores son los que saben aplicar estas habilidades relacionadas a la capacidad de detectar oportunidades de negocio, a sus propios entornos y ecosistemas de innovación.
 
“Es muy importante que el emprendedor tenga, primero, unas competencias y unas habilidades, las cuales le van a permitir en un instante obtener información, probar un producto, crear un prototipo. En esas habilidades que consideramos, hoy,  fundamentales para un emprendedor, es que sea muy bueno experimentando. Ser capaces de ensayar, de buscar otras maneras de hacer las cosas”, dice el docente y experto en emprendimiento.
 
Aunque el éxito no está asegurado, seguir ciertas pautas desde el comienzo puede ayudar a aclarar el camino de quien emprenda la aventura de la innovación empresarial. Julián Sánchez, egresado eafitense y gerente de Área Móvil, un caso exitoso de emprendimiento de la Universidad, considera que parte del logro ha radicado en el conocimiento del sector en que emprende y de cómo está rodeado de personas conocedoras de la industria, además de condiciones como el trabajo en red y la habilidad para resolver problemas.
 
“Al emprender encontraremos problemas y consideramos que con eso todo se acabó, pero la aventura de emprender es la capacidad de resolver esos problemas. No hay que ser especialista, pero es importante tener buen conocimiento de la industria. Esto va a permitir encontrar tu propuesta de valor”, señala Julián Sánchez, cuya empresa de innovación se enfoca en aplicaciones móviles y soluciones tecnológicas.
 
El emprendimiento es un proceso integral con diferentes etapas, donde se generan las ideas y se identifican las oportunidades de negocio. Para el docente Jorge Hernán Mesa, un emprendedor es “esa persona capaz de desarrollar una idea, enfrentar un problema y dar respuesta con una solución innovadora. Lo que necesitamos es formar las personas, porque las oportunidades siempre estarán ahí”.

---
Dirección de comunicaciones de EAFIT.