Investigación doctoral de docente Uninorte, recibe distinción Cum Laude

Investigación doctoral de docente Uninorte, recibe distinción Cum Laude

Mark Michael Betts, docente e investigador de la Escuela de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la Universidad del Norte, alcanzó el título de doctor en Diseño en la Universidad de Palermo (Buenos Aires, Argentina), con la presentación y defensa de su investigación Divergencias en torno al concepto de funcionalismo en la historia del diseño. Primera Escuela de Chicago, Bauhaus y HfG Hochschule für Gestaltung. La rigurosidad y aporte al conocimiento histórico de su tesis la hicieron merecedora, el 5 de noviembre, de la distinción Cum Laude, un puntaje 10 de 10 y una recomendación para publicación, frente a un tribunal de jurados altamente calificados.

En su estudio, Betts evidencia rupturas veladas en el uso y las relaciones entre los conceptos de "formas" y "funciones", con el objeto de desmitificar las definiciones que sobre estos se han estructurado en los textos que abordan la historia del diseño. De acuerdo con el docente, la relación entre estos dos términos, implícita en las distintas formas de pensamiento y prácticas que encarnan las disciplinas proyectuales, “han sido debatidas de manera tan homogénea e imprecisa”, que generó una corriente denominada como funcionalismo.

El funcionalismo aparece realmente en la historia de la arquitectura, el diseño gráfico y el diseño industrial, como un concepto que condensó los debates ideológico-políticos alrededor de la función social del diseño. Dichos debates atravesaron los ámbitos pedagógicos, productivos y constructivos, desde Estados Unidos, Europa, la Unión Soviética y Latinoamérica, cuando menos desde 1900 a 1980.

“La forma y la apariencia de los productos son el resultado de un cálculo sistemático de funciones, que emergen como la representación objetiva de las necesidades humanas. Es decir, el funcionalismo y sus distintas acepciones emergen como un movimiento en estado fluido que articula la relación entre necesidades, formas y funciones, que no pueden reducirse a un mero formalismo o a un simple estilo; dado que los estilos se caracterizan por una replicabilidad formal desconectada de su contexto social”, advierte Betts.

El investigador demuestra que el vacío teórico-histórico latente sobre este concepto exige superar las miradas que lo señalan como un formalismo unificado, supresor del ornamento y la decoración, o como la instauración tardía de una doctrina que fundamentó el ejercicio profesional de los diseñadores de manera globalizada. Su trabajo logró cuestionar varios estereotipos en la bibliografía del diseño: el funcionalismo es un ‘estilo’; es una corriente proyectual creada por el arquitecto Louis Henri Sullivan; que la Bauhaus creó un ‘formalismo’ sobre esa base, o que el concepto solo compete cuestiones de diseño y no profundas contiendas éticopolíticas y epistemológicas, entre otras.

La investigación de Betts, centrada en tres escuelas del diseño representativas, desmitifica las construcciones sobre esta corriente, y con ello a los actores que supuestamente la implementaron, ubicados en los Estados Unidos y en Alemania, con la Primera Escuela de Chicago a finales del siglo XIX; la Bauhaus en Weimar, Dessau y Berlín, de 1919 a 1933; y la HfG Hochschule für Gestaltung, de 1953 a 1968, en la ciudad de Ulm, Alemania. 

“Hablar de funcionalismo, en el caso del diseño, que posee una aspiración epistemológica diferente al de otras disciplinas, implica el hallazgo o la presencia de una fundamentación científica y metodológica seria, desde las que pueden plantearse diversas soluciones a un mismo problema”, afirma el docente.

De todas formas, Betts aclara que no todo diseño funcional es funcionalista, y aunque en la historia del diseño y la arquitectura aparece asociado a la frase de Louis H. Sullivan (1896), ‘la forma sigue siempre a la función’, en su indagación se demuestra que el concepto de funcionalismo es una construcción de la crítica, o —dicho de otro modo—, debe su emergencia a partir de la crítica post Bauhaus. Su rastreo y estudio buscan reescribir la historia de la arquitectura, el diseño gráfico y el diseño industrial, e invita a hacer publicaciones que sigan contribuyendo a este campo del conocimiento.

El tribunal de jurados calificó la tesis como un texto “sólido, completo y eficaz”, que constituye un aporte original al conocimiento histórico de un período y de un tema vigente, destacando fortalezas como el trabajo de construcción de evidencia empírica y el esfuerzo por desarrollar un modelo de análisis innovador.