Investigadora de la UNAL verificó que De la escoria metalúrgica se obtendrían ladrillos ecológicos

Investigadora de la UNAL verificó que De la escoria metalúrgica se obtendrían ladrillos ecológicos
A partir del residuo Waelz slag, una escoria parcialmente vitrificada que se genera en procesos industriales de reciclado de polvos de acería, se podrían obtener ladrillos cerámicos reemplazando hasta un 15 % de la arcilla por este material.

Así lo verificó Jesica Santacruz Torres, investigadora de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Manizales, quien estudió la incorporación de residuos de la industria metalúrgica en ladrillos cerámicos.

En el estudio se fabricaron tres series de ladrillos en los cuales parte de la arcilla se sustituyó por escoria Waelz; una de estas se fabricó a escala de laboratorio, y las otras dos se produjeron a escala industrial.

Con el fin de evaluar su uso en aplicaciones comerciales, se realizó un análisis completo de las propiedades físicas, mecánicas y químicas de los productos cerámicos resultantes.

Así mismo se estudiaron las consecuencias ambientales derivadas de la incorporación de la escoria en distintas etapas de su ciclo de vida: durante su vida útil, como residuo, y durante el proceso de fabricación.

Los resultados experimentales demuestran que las propiedades mecánicas, físicas y químicas de estos materiales cerámicos no se ven afectadas de forma notable por la incorporación de escoria en proporciones de hasta 10 a 15 %.

Desde el punto de vista ambiental, se observó un aumento en la lixiviación de especies potencialmente tóxicas (cromo, molibdeno, plomo y bario) en ladrillos que contienen elevadas proporciones de escoria.

“Sin embargo, las concentraciones observadas se mantienen todavía muy por debajo de los niveles máximos marcados por organizaciones internacionales, debido a la encapsulación de estos elementos durante el proceso de cocción”, explicó la investigadora.

Escoria en la construcción

La ecología industrial es una estrategia de gestión que propone optimizar el consumo de materias primas y energía con el fin de mejorar la sostenibilidad de las actividades industriales.

En esta investigación se emplean los principios de esta disciplina para evaluar la viabilidad técnica y los beneficios ambientales asociados con la incorporación de subproductos procedentes de la industria del acero.

El ladrillo obtenido no es contaminante, cumple con la normativa vigente, tiene un menor consumo tanto energético como de agua y materias primas naturales, lo que supone una serie de beneficios medioambientales, por lo que se puede considerar como una alternativa ecológica para la producción de materiales de construcción.

La incorporación de escoria Waelz reduce las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y nítrico (NOx) durante el proceso de fabricación de los ladrillos.

Esto se debe especialmente a la mayor concentración de compuestos orgánicos y nitrogenados en la arcilla natural, y además al menor aporte energético que se necesita debido al carácter inerte de la escoria.

Sin embargo, también se determinó un aumento en la emisión de otros gases contaminantes como el dióxido de azufre (SO2), el cloruro de hidrógeno (HCl) y fluoruro de hidrógeno (HF).

Los resultados obtenidos suponen un paso más en el avance de la ecología industrial, según la cual los residuos generados en un proceso de producción deberían ser asimilados por otras actividades industriales con el fin de minimizar su impacto ambiental y reducir costos.

Más información: agencianoticias@unal.edu.co