INVESTIGADORES UIS Y DE AGROSAVIA GENERAN UNA SOLUCIÓN SOSTENIBLE PARA LA AGROINDUSTRIA PANELERA

INVESTIGADORES UIS Y DE AGROSAVIA GENERAN UNA SOLUCIÓN SOSTENIBLE PARA LA AGROINDUSTRIA PANELERA
Como una alternativa para el desarrollo sostenible de la agroindustria panelera en el país, investigadores de la Escuela de Ingeniería Química de la Universidad Industrial de Santander en articulación con la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - AGROSAVIA, proponen la generación de biogás a partir del aprovechamiento de los residuos del proceso de producción de la panela.

Este importante hallazgo para el agro colombiano, fue realizado en su tesis de grado por el estudiante de doctorado de la UIS e investigador de AGROSAVIA en modalidad de licencia de estudios, Oscar Andrés Mendieta Menjura; bajo la dirección de los profesores de la Escuela de Ingeniería Química y del grupo de investigación INTERFASE, Liliana del Pilar Castro Molano y Humberto Escalante Hernández, y el investigador Jader Rodríguez Cortina de AGROSAVIA
 
Según los expertos, la producción del biogás se lograría gracias a la aplicación de la tecnología de digestión anaeróbica, un proceso en el cual microorganismos se encargan de descomponer los residuos en ausencia de oxígeno. Esta tecnología permitiría contribuir a la sostenibilidad de la agroindustria panelera desde los ejes económico, ambiental y social, supliendo los requerimientos energéticos y de fertilizantes necesarios para un adecuado crecimiento de los cultivos de la caña de azúcar.
 
La agroindustria panelera es de gran importancia para el país, pues de ella se benefician alrededor de 350,000 familias, se generan 287,000 empleos directos, y es el eje de la economía en cerca de 117 municipios distribuidos a lo largo del territorio nacional. En dicha agroindustria se procesa la caña de azúcar, de la cual se extrae el jugo que al ser concentrado por evaporación se convierte en panela.
 
Del proceso de producción resultan los residuos agrícolas que son empleados para la alimentación animal, sin embargo, más del 50% de estos se dejan en campo abierto y finalmente son quemados, una práctica que no es amigable con el ambiente.
 
De este proceso también se genera otro residuo que se extrae del jugo de la panela, conocido como la cachaza, utilizado en algunas unidades para la producción de melote que sirve también para la alimentación animal. Sin embargo, en ocasiones el melote no se aprovecha completamente y es vertido en cuerpos de agua cercanos a los cultivos, provocando alteraciones ambientales. De acuerdo con las condiciones de producción de Colombia, anualmente se generan 3.9Mt de residuos provenientes de la agroindustria panelera.
 
Los resultados obtenidos a partir de pruebas realizas con estos dos tipos de residuos en el laboratorio y en campo, hasta el momento han demostrado que la digestión anaeróbica es técnicamente factible y económicamente viable. Se espera que, a futuro, la tecnología pueda ser implementada a escala real en condiciones reales y promovida entre los productores de panela.
 
“Es la primera vez que los residuos del proceso de producción de panela son gestionados y valorizados de forma simultánea a través de la co-digestión anaeróbica, por lo cual es una novedad para la comunidad científica. En segundo lugar, fue posible establecer que hay una sinergia entre ambos residuos, esto redunda en lograr un mayor rendimiento de biogás si los dos residuos son gestionados al mismo tiempo que si fueran por separado. Sin embargo, el resultado más plausible consideramos que es el desarrollo de una alternativa para el sector agroindustrial de la panela, el cual no sólo es importante para el país, sino para todos los países en vías de desarrollo alrededor del mundo que producen este derivado de la caña de azúcar”, agregaron los investigadores.
 
Todo el trabajo de esta investigación dio como resultado el desarrollo de tres artículos científicos que fueron publicados en Bioresource Technology, una revista de Elsevier de gran importancia a nivel mundial en el ámbito de la digestión anaeróbica y el manejo de biomasa.