IV Encuentro de Rectores

IV Encuentro de Rectores
  • Dentro de la Cumbre Colombo Francesa 2019 de Investigación, Innovación y Educación Superior se realizó el quinto Encuentro de Rectores Francia-Colombia, que inició el 12 junio y concluyó el jueves 13 en EAFIT.
  • La reunión a la que asistieron unos 100 rectores de instituciones de ambos países, comenzó con un acto de instalación y dos conversaciones para elaborar un balance de las acciones ya emprendidas y plantear el plan de trabajo para los siguientes dos años.
El año 2017 fue especial para las relaciones entre Colombia y Francia, y es que además del año colombo francés, también se realizó el IV Encuentro de Rectores de ambos países, en el que se plantearon los retos en educación superior que marcaría la ruta de acción para los próximos años. Ahora, y como parte de la agenda de la Cumbre Colombo Francesa 2019 de Investigación, Innovación y Desarrollo, el turno fue para revisar lo construido, hacer un balance del impacto logrado, identificar los puntos que necesitan ser mejorados y fijar la mirada en el futuro.
 
Ese fue el tema central del V Encuentro de Rectores Francia-Colombia, que se realizó hasta el 13 de junio de 2019, y que tuvo su sesión de instalación en la tarde del miércoles 12, con la presencia de representantes gubernamentales colombianos y franceses, y de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun), la Asociación Colombiana de Instituciones de Educación Superior con Formación Técnica Profesional y/o Tecnológica (Aciet), y el G8 Universidades de Medellín.
 
El evento contó, además, con dos paneles: uno sobre el balance de la cooperación académica y científica entre ambos países desde 2017, y otro sobre los desafíos actuales en temas de investigación, desarrollo sostenible y economía naranja. En la primera de las conversaciones, Enrique Sánchez Albarracín, agregado de Cooperación Universitaria de la Embajada de Francia, expresó que indicadores como los 4200 colombianos realizando estudios en Francia y los más de 1.300 franceses en territorio nacional, así como el apoyo de becas y la creación de la Asociación Colombo Francesa de Investigadores (Colifri), evidencian grandes avances en temas de fortalecimiento de la movilidad, equilibrio en la cooperación y trabajo en redes, pero que aún faltan por fortalecer otros aspectos como el reconocimiento mutuo de títulos y el aumento de la movilidad docente.
 
A ese balance se sumó, de igual manera, Sonia Monroy Varela, subdirectora general de Colciencias y quien señaló que, si bien hay un amplio camino recorrido desde el primer acuerdo de cooperación firmado entre ambos países (1963), espacios como la Cumbre Colombo Francesa, los encuentros de rectores, y el futuro Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación serán decisivos para el fortalecimiento del bilateralismo.
 
Así mismo, Anne Varenne, directora del Programa Ecos Nord para el financiamiento de proyectos conjuntos entre investigadores franceses y colombianos, apuntó que los 101 proyectos apoyados en los 21 años de historia de la organización muestran que, efectivamente, se ha generado una comunidad franco colombiana de investigación, y llamó la atención sobre la participación de más mujeres en estas investigaciones, pues a la fecha cuentan con un porcentaje de 23 por ciento de estas como líderes de proyectos.
 
El último panel de la tarde contó con la presencia de Alejandro Franco Restrepo, director de Ruta N; Juliana Gutiérrez Arango, subgerente Andi, seccional Antioquia; y Pedro Valero, director ejecutivo de la Cámara de Comercio Colombo-Francesa; quienes hablaron sobre cómo la relación Universidad, empresa y Estado puede fortalecer las relaciones entre Colombia y Francia.
 
Para el líder de Ruta N, por ejemplo, hay que incluir en la conversación al talento humano encontrando, no solo la manera de seducir a los jóvenes con las herramientas de inteligencia artificial y de la cuarta revolución industrial, sino buscando la capacitación y actualización permanente de la fuerza laboral mayor, que ya cuenta con experiencia, conocimientos y capacidades, y esto se logra conectando aún más los programas de formación con las necesidades del sector productivo.
 
La formación en habilidades blandas, la vinculación de investigadores a las empresas, y una oferta cada vez más pertinente con las necesidades de estas fueron otros de los elementos que abordaron los panelistas.