Jorge Orlando Melo, Juan Luis Mejía y Jorge Giraldo dialogan sobre Historia mínima de Colombia

Jorge Orlando Melo, Juan Luis Mejía y Jorge Giraldo dialogan sobre Historia mínima de Colombia
Historia mínima de Colombia es uno de los más recientes fenómenos literarios de Colombia y a propósito del Bicentenario de la Batalla de Boyacá, EAFIT publica una conversación sobre este texto entre su autor, el escritor Jorge Orlando Melo; Juan Luis Mejía Arango, rector de la Universidad; y Jorge Giraldo Ramírez, decano de la Escuela de Humanidades.

En un diálogo que se tejió entorno a la Historia mínima de Colombia, uno de los más recientes libros de la historiografía colombiana, su autor, el historiador Jorge Orlando Melo; Juan Luis Mejía Arango, rector de EAFIT; y Jorge Giraldo Ramírez, decano de la Escuela de Humanidades de la Universidad, recordaron algunos detalles del relato de la nación colombiana que celebra este próximo 7 de agosto, con la Batalla de Boyacá, 200 años de vida política.

La investigación académica se presenta como una guía para comprender cómo se ha formado la nación y los principales problemas que hoy afectan el territorio. El libro, como dato que puede ser sorpresivo, se mantuvo por varias semanas como una de las obras de no ficción más vendidas en las librerías, lo que podría interpretarse como muestra de interés por conocer la historia colombiana y los hechos que han forjado su identidad como país.

“La historia sirvió como argumento político durante muchos años. Se escribía historia para probar que los conservadores eran unos idiotas y reaccionarios o para probar que los liberales eran unos locos, ateos. Ahora que hay tanta incertidumbre política, la gente piensa que la historia le puede dar un poquitico de luz sobre los problemas de Colombia actuales”, comentó Jorge Orlando Melo, exdirector de la Revista Credencial Historia, una de las principales referencias documentales.

Esta publicación historiográfica es parte de un proyecto editado por el Colegio de México (Colmex), que en el año 2017 lanzó Historia mínima de Colombia, e integra una colección editorial con más de 40 títulos de historias mínimas de varios países latinoamericanos, incluidos España y Estados Unidos, además de otros títulos como la historia mínima del neoliberalismo, la mitología, el fútbol, la salsa o la cocina, entre otros.
En Historia mínima de Colombia la narración comienza antes de la ocupación europea, un asunto que resulta relevante dado que en producciones similares no se incluye información previa a la Colonia, fundamental para entender algunos hechos. El profesor Melo dice que tuvo que recurrir a 15.000 años de historia, desde la llegada de los primeros hombres a América y, en particular, a Colombia, donde las poblaciones primitivas causaron un especial impacto en la producción agrícola y economía de la época.

“Esa historia indígena es importante porque es un poco la base de la gran fragmentación que siempre tuvo la historia colombiana y que sigue siendo una fragmentación real. Aquí no somos una nación, somos una cantidad de naciones diferentes, amontonadas con relaciones mutuas, desde los indios en la colonia en el Siglo XIX con las peleas del federalismo y el centralismo, y en el Siglo XX cuando seguimos peleando por las comidas de cada región”, comenta Melo.
 
En la conversación que mantuvo el experto investigador, quien fuese director de la Biblioteca Luis Ángel Arango (Bogotá), se destacó la coyuntura del reciente Acuerdo de Paz como una oportunidad para futuras investigaciones, por ejemplo, en exploración arqueológica de territorios antes vetados por el conflicto, los cuales guardan parte de la historia precolombina, lo que podría ser una nueva página para la historia de Colombia.
Temas como la violencia y la posible justificación del conflicto a través de un lente histórico también fueron analizados por el académico que comenta cómo la tradición hispánica tras el proceso de colonización, el cual fue resultado de la conquista armada, dejó como herencia este pesado lastre desde el siglo XIX hasta estos días.

“La modalidad del siglo XX es la más complicada y más enredada, tiene que ver con la adopción de la idea de que hay una justicia en el orden social que hay que tener y que uno tiene el derecho a rebelarse, no solo cuando no lo dejan actuar sino cuando la sociedad es injusta. Puede haber ahí una explicación muy compleja al hecho de que Colombia es el único país latinoamericano, a pesar de la similitud social y política, en el cual la guerrilla logró tener un impacto importante sobre toda la comunidad durante 60 o 70 años”, dice Melo.

Las influencias en la construcción de nación de sucesos como la conformación del Frente Nacional y la posterior creación de la Constitución de 1991 fue también otro de los asuntos analizados en esta conversación. “La Constitución del 91 creó un sistema de descentralización política administrativa basada en la transferencia de recursos centrales, que se convirtió en una fuente de poder local para manejar la política en cada pueblo. Liberales y conservadores descubren con el Frente Nacional que se pueden repartir en cierta manera unas ventajas económicas. Y de alguna manera sin que eso fuera el objetivo, eso terminó siendo importantísimo en la Constitución del 91”, concluyó el autor.

Escuche la conversación aquí:  http://bit.ly/336vE4T  

________________________________________
Dirección de comunicaciones Unversidad EAFIT