La U. Central obtiene patente por sus tableros de enseñanza para personas en condición de discapacidad

La U. Central obtiene patente por sus tableros de enseñanza para personas en condición de discapacidad

En el año 2018 inició el proyecto que hoy recibe una patente de parte de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) gracias a la creatividad y empeño de William Moscoso, profesor centralista, Sebastián Quintero y Cristian Marín, egresados de Ingeniería Electrónica, y Jairo Romero, experto en innovación, quienes son los artífices del dispositivo que, además de impactar en el ámbito académico, impacta el ámbito social, contribuyendo a mejorar la calidad de vida y de aprendizaje de personas sordomudas. 

 

El proyecto se titula Dispositivo de enseñanza para personas en condición de discapacidad y nace de un trabajo de campo en donde se aplicó la metodología Design thinking para ahondar en los problemas o necesidades de los usuarios.

 

El objetivo de esta metodología es el humano y la creatividad para dar respuesta a una necesidad, por eso, se desarrolla en cinco fases cruciales: entender, definir, idear, prototipar y testear, teniendo en cuenta que, desde el proceso de ideación, la propuesta debe ser deseable, factible y viable.

Los tableros tienen unas baterías que duran con carga lo mismo que la jornada escolar, posteriormente, estas se retiran de los tableros y se recargan. Cada tablero tiene su función y público objetivo, para entender mejor, se describen así:

 

§  El primero de ellos permite establecer de manera dinámica (utilizando fichas) relaciones entre lenguaje de señas, imágenes y palabras en castellano. Este tablero tiene una serie de luces (similares a los colores que contiene un semáforo) en su parte derecha, dónde de manera interactiva indica si la persona está realizando de manera adecuada la relación, enfocándose en el desarrollo de actividades de aprendizaje para un público infantil.

§  El segundo le permite al estudiante armar oraciones con tarjetas usando un funcionamiento similar al de un sensor. De esta manera, se le facilita el trabajo tanto al estudiante como al profesor, ya que este puede explicar de forma detallada y explícita. Este tablero, a diferencia del primero, está dirigido a un público más grande como, por ejemplo, estudiantes de bachillerato.

 

Convocatoria y patente

 

En el año 2019 el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación lanzó una convocatoria en la que el equipo de centralistas líderes del proyecto, se presentaron definiendo el tablero macro con dos vertientes o funcionalidades.

 

Finalmente, y luego de varias semanas, recibieron la noticia de haber obtenido la patente con una vigencia de 20 años. Este proyecto llena de orgullo a la Universidad Central y la alienta a seguir formando ingenieros que propendan al bienestar social.

 

En palabras del profesor de ingeniería electrónica William Moscoso: “Nosotros hicimos la entrega de los tableros a finales del año 2019. Todo el proceso fue acompañado por las profesoras del colegio I.E.D. San Francisco Sede A, el cual maneja un modelo pedagógico de inclusión con estudiantes sordomudos. Realmente se nota un trabajo interdisciplinario entre la ingeniería y la pedagogía. Esta es la segunda patente que tengo con la Universidad y estoy muy feliz porque al ser de una patente que contribuye a una problemática social, demuestra que los conocimientos que les brindamos a los estudiantes se pueden aplicar en diferentes ámbitos. Esto es una prueba de que estamos haciendo las cosas bien y que, además, desarrollamos tecnología útil a la sociedad”.

 

Cristian Marín, egresado centralista, funcionario y uno de los líderes de este proyecto, comparte sus apreciaciones sobre está patente: “Me siento muy feliz con la patente, sorprendido. Con este proyecto buscamos que la tecnología no fuera tan costosa sino enfocada a lo didáctico y lo modular. Realmente es muy satisfactorio poder implementar la ingeniería para realizar proyectos que solucionen problemáticas puntuales, en particular con los niños. Me gustó enfocar mi ingenio para resolver problemas de los niños. Es un logro para la Universidad Central y la Ingeniería Electrónica, pues no solo va a servir para personas con discapacidad sino para facilitar el aprendizaje del inglés. Esta patente es el resultado de la persistencia y el trabajo duro”.

 

Redactado por: Universidad Central 

Mayor información: margaritamansillaj2@gmail.com