Patente que favorece cultivos de banano fue otorgada a EAFIT y a Augura

Patente que favorece cultivos de banano fue otorgada a EAFIT y a Augura
El bioinsumo se aplica a cultivos agrícolas para promover su crecimiento vegetal. La academia y el sector productivo se unieron en convenio de investigación para lograr este desarrollo.
 
  • Un proceso que se aplica a cultivos agrícolas y que estimula la producción de banano fue patentado recientemente por investigadores de EAFIT y de la Asociación de Bananeros de Colombia (Augura), en cooperación científica con el apoyo de Colciencias.
  • La Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia patentó este desarrollo biotecnológico con la resolución número 7104, que ya había recibido en el año 2017 registro de invención por parte de la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos.
 
A partir del aislamiento de microorganismos del suelo -rizobacterias del género Bacillus- en los cultivos de banano y plátano, en investigaciones realizadas en cultivos del Urabá antioqueño, científicos de EAFIT en cooperación con la Asociación de Bananeros de Colombia (Augura), desarrollaron un fertilizante biológico que estimula la producción y acelera el crecimiento de las plantas en este sector agrícola.
 
La invención, titulada Proceso para incrementar la producción de biomasa y esporas de bacterias promotoras del crecimiento vegetal del género Bacillus – Bioestimulante, fue patentado recientemente por la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia, con resolución número 7104. La investigación contó con el apoyo del Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (Colciencias).
 
Este desarrollo científico fue liderado por la doctora en biotecnología Valeska Villegas Escobar, en conjunto con los investigadores del Departamento de Ciencias Biológicas de EAFIT: Luisa Fernanda Posada Uribe, Sandra Mosquera López, Tatiana Zazini Cuellar Gaviria y Educrecia María Ramírez Correa. También participaron desde Augura los investigadores Luz Edith Argel Roldán y John Jairo Mira.
 
“La investigación comienza hace más de diez años en busca de microorganismos que ayudaran al crecimiento de las plantas de banano. Este es un cultivo muy importante a nivel nacional, es el tercer producto agrícola y tiene una alta demanda de fertilización. Entonces lo que se quería desarrollar era un producto biológico que lograra mejorar el crecimiento de las plantas y poder reducir los niveles de fertilización o ayudar más al suelo en esa parte biológica”, comenta la profesora Valeska, integrante del Grupo de investigación en Ciencias Biológicas y Bioprocesos (Cibiop) de EAFIT.
 
Esta biotecnología es considerada un estimulante natural porque aplicado a las plantas, desde etapas tempranas de desarrollo, garantiza el crecimiento más vigoroso y acelerado de los cultivos. Durante la experimentación de campo se evidenció que el bioinsumo acelera el crecimiento y reduce el tiempo de cosecha del banano.
 
“Es una patente muy importante porque el sector, desde hace algunos años, ha venido sufriendo un poco la baja productividad. Esto es una herramienta muy buena para poder aportar a los cultivos y mejorar en ese sentido. El hecho de tener un desarrollo con bacterias de la zona y que este pueda, por ejemplo, ayudar a que la producción del racimo de banano se adelante una semana, es una ganancia económica muy grande para los productores”, señala Luz Edith Argel Roldán, investigadora de fitosanidad en Augura.
 
Parte de las pruebas fueron realizadas en un cultivo experimental de 32 hectáreas que sirve para estos fines en el Centro de Investigación del Banano (Cenibanano), ubicado en Tulenapa (Carepa, Antioquia). Este centro es parte del gremio de productores Augura y se inauguró en el año 2005 con el objetivo de apoyar técnicamente a los productores bananeros. Desde allí, mediante convenios de investigación con universidades como EAFIT, se aporta a los avances biotecnológicos.
 
Y es que esta invención que beneficia la agroindustria surgió de la necesidad del gremio bananero, que manifestó el interés de investigar en el desarrollo de bioinsumos aplicados al campo colombiano. Por esta razón en el año 2008 se comenzó a trabajar, mediante el convenio de investigación entre EAFIT y Augura, para obtener un fertilizante biológico que promueva, además, la agricultura sostenible y se convierta en una alternativa al uso de agroquímicos.
 
“En el agro hay que retomar la importancia de la vida en el suelo, hacer investigación en cuanto que los suelos tienen una vida microbiológica abundante, que ayudan a las plantas en su crecimiento y defensa. Aquí hay un potencial muy grande a nivel agrícola en Colombia. Hay que hacer agricultura más sostenible que no dependa tanto de insumos químicos, que se aplican tanto en suelo como plantas. Por eso el desarrollo de productos biológicos es muy importante”, dice la investigadora Valeska Villegas.
 
En la actualidad, los desarrolladores de esta innovación en biotecnología mantienen conversaciones con empresas interesadas en licenciar el bioestimulante, los cuales, mediante ensayos en diferentes sistemas del cultivo agrícola como el maíz o la soya, evalúan este proceso biológico en sus productos de interés comercial. Este bioestimulante, además de la protección comercial otorgada en Colombia, también cuenta con una patente por fuera del país. En agosto del año 2017 obtuvo el registro de invención por parte de la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos.

_______________________________________________
Dirección de Comunicaciones de la Universdad EAFIT