Programa Madre Canguro del HUS, 10 años cambiando vidas

Programa Madre Canguro del HUS, 10 años cambiando vidas

A su corta edad, Rubiela Cosme, una madre primeriza hoy recibe junto a su hijo Daniel Alejandro el cuidado y cariño que necesitan para poder enfrentar el hecho de que su bebé, al ser prematuro nació de bajo peso. Procedente de Puerto Wilches, sin el apoyo de sus parientes y con escasos recursos económicos, acude diariamente al programa Madre Canguro con el que cuenta el Hospital Universitario de Santander, HUS, y que brinda apoyo a otras madres y padres que atraviesan la misma situación.

“Aquí me han brindado mucho apoyo, me han enseñado muchas cosas que yo no sabía como por ejemplo cómo amamantar a mi bebé, incluso me han regalado pañales y también me remitieron a una fundación donde me puedo quedar mientras mi bebé sube de peso”, aseguró.
Ésta como muchas historias son las que vive diariamente el personal asistencial que labora en el programa que cumple 10 años de labores ininterrumpidas en el Hospital, cuyo objetivo es brindar servicios integrales para el adecuado desarrollo de los bebés que nacen con menos de 2.500 gramos de peso y con menos de 36 semanas de gestación, considerados como prematuros, con servicios que cobijan también a los padres.
“El beneficio es inmenso a un costo muy económico porque le estamos dando un hábitat natural a nuestros bebecitos que nacen antes del tiempo entonces al brindarles este método de piel a piel con su madre, denominado Madre Canguro le estamos dando beneficios emocionales y un beneficio de crecimiento.
Hacemos un seguimiento estricto de cómo es su crecimiento corporal y su neurodesarrollo”, aseguró Alexandra Vergel, una de las pediatras que acompaña el programa.
Los menores y los padres son atendidos en dos fases, que incluyen talleres de lactancia materna, alimentación complementaria, valoración por pediatría, enfermería, sicología, terapias físicas, ocupacionales y de fonoaudiología que se realizan en citas programadas.
 
El método, que fue instaurado en Colombia, se tomó como base el modelo canguro siguiendo el comportamiento de estos animales. Los niños se colocan en una faja de forma que estén piel a piel con sus mamás, brindando un hábitat natural, para promover la ganancia de peso estable que asemeja una incubadora y con ello, que salgan temprano de las unidades de cuidados intensivos y disminuir el riesgo de enfermedades nosocomiales.
“Estamos conmemorando 10 años del programa, precisamente iniciamos con una capacitación formal en Bogotá para implementarlo acá en el Hospital.
Tratamos a los niños que no terminaron su desarrollo en el vientre materno y requieren de un seguimiento periódico y una atención ambulatoria. Egresan a la clínica ambulatoria recepcionamos a los niños del Hospital y de instituciones cercanas al Hospital, con consultas programadas una vez se termina la primera fase que es hasta las 40 semanas, se pasa a la segunda fase que va hasta el primer año de vida”, indicó jefe de enfermería del Programa Madre Canguro, Zeida Isabel Ayala Vergara.

Cada año el programa atiende a más de tres mil niños que nacen en condiciones de gestación prematura. #10añosMadreCanguroHUS