Proyecto Uninorte de nanopartícula recibe patrocinio de la Royal Society

Proyecto Uninorte de nanopartícula recibe patrocinio de la Royal Society
El equipo de investigadores de la Universidad del Norte que trabaja desde 2017 en el diseño de una nanopartícula capaz de atraer y retener moléculas de mercurio en los cuerpos de agua contaminados, se hizo merecedor de un Collaboration Award de la Royal Society, la prestigiosa agencia de ciencias naturales más antigua del mundo. 
 
La distinción le otorga al proyecto un financiamiento superior a las 220 mil libras esterlinas, repartido en tres años, que será destinado a la contratación de nuevos investigadores, compra de equipos para los laboratorios y el desarrollo de nuevos materiales. Desde finales de 2017, la investigación también cuenta con el apoyo académico y tecnológico de la Universidad de Bristol, Inglaterra.
 
“Es un logro en varios sentidos. Uno como investigador siempre quiere seguir desarrollando sus ideas, encontrar nuevas cosas, desarrollar nuevas tecnologías, más cuando se aplican a la realidad local. Pero también, desde el punto de vista del reconocimiento, es un gran logro porque no es un premio fácil de obtener, es dado por la agencia de ciencia naturales más antigua del mundo”, enfatizó Carlos Pinilla, docente del departamento de Física y Geociencias e investigador líder del proyecto en Colombia.
 
Las nanopartículas son dispositivos microscópicos, con un tamaño equivalente a la décima parte del grosor de un cabello. El proyecto busca recubrirlas con un material inocuo, como el vidrio, y en su superficie albergar una molécula de tiol, un compuesto orgánico presente en algunas frutas y verduras como la maracuyá o el ajo, que tiene la capacidad de atraer y capturar el mercurio, metal utilizado frecuentemente en la minería artesanal e ilegal para separar el oro de la arena.
 
En esta materia, Colombia es el país con mayor contaminación de mercurio per cápita, con 1126 casos de intoxicación por esta sustancia documentados entre 2013-2015, a un costo de mil millones de pesos por año. El segundo es China.
 
“Con la última financiación del proyecto (2018-2019), se diseñó la nanopartícula en laboratorio. Con la nueva inversión se contratarán dos investigadores encargados de sintetizar tioles de frutas locales, además de caracterizar la eficiencia de las nanopartículas en laboratorio para la captura de mercurio y su reutilización”, explicó Pinilla, doctor en física de materiales e investigador visitante de la Universidad de Bristol.
 
El diseño de la nanopartícula y los cálculos para comprobar las reacciones de las moléculas que la componen se hicieron a través de simulaciones de química computacional en los inicios del proyecto. Posteriormente, gracias a otras fuentes de financiación internacional, se logró construir un primer prototipo. En estos tres años de financiación, la idea será refinar el método de producción de las nanopartículas y entender mejor su funcionamiento en campo, su eficiencia y tiempo de uso.
 
Además, entre las tareas pendientes está el diseño del instrumento a través del cual se introducirán las nanopartículas en el agua, establecer los costos de fabricación y el estudio de minerales locales silicatados, que también pueden servir para los mismos fines.