UIS RECIBE DOS PATENTES INTERNACIONALES POR INVENTOS QUE CONTRIBUYEN A LA SALUD Y LA INDUSTRIA AERONÁUTICA Y AUTOMOTRIZ

UIS RECIBE DOS PATENTES INTERNACIONALES POR INVENTOS QUE CONTRIBUYEN A LA SALUD Y LA INDUSTRIA AERONÁUTICA Y AUTOMOTRIZ
Dos nuevas patentes internacionales fueron concedidas recientemente a la Universidad Industrial de Santander-UIS, esta vez en Estados Unidos y en Brasil. Se trata de dos invenciones que buscan beneficiar al sector salud con el control de insectos transmisores de enfermedades, y al sector automotriz a través de la medición de resistencia y seguridad de materiales.

Estos reconocimientos al trabajo investigativo de los investigadores UIS fueron dados a conocer por la Dirección de Transferencia de Conocimiento de la Vicerrectoría de Investigación y Extensión, a través de su coordinación de Propiedad Intelectual, confirmando también que a la fecha la Universidad cuenta con 51 patentes nacionales y 11 internacionales concedidas.
 
Una trampa para controlar la transmisión de la enfermedad de Chagas
 
Esta primera patente, otorgada por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial de Brasil, es una trampa para capturar grandes cantidades de triatominos silvestres conocidos comúnmente como ‘pitos’ en Colombia y ‘barbeiros’ en Brasil, considerados como los principales transmisores del parásito que causa la enfermedad de Chagas. Su inventor es el profesor emérito de la Escuela de Medicina de la UIS, Dr. Víctor Manuel Ángulo Silva, miembro del Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales, CINTROP.
 
Esta trampa, que entre otras características puede ubicarse fácilmente en zonas rurales y urbanas rodeadas de vegetación, permite la captura del insecto vivo para su observación y estudio, contribuyendo al desarrollo de estrategias que conlleven al control de la transmisión de una de las principales enfermedades que afectan la salud pública en América Latina. 
 
La trampa patentada consiste en una jaula plegable que puede ser fácilmente armada, transportada y ubicada en los refugios de los insectos en ambientes silvestres, viviendas o lugares de almacenamiento de materiales o alimentos. También incluye una tapa o refugio artificial que lleva una cartulina plegable. No requiere elementos especializados para ser utilizada, únicamente un animal que sirve como cebo para atraer los insectos, puede ser una gallina o pollo disponible en cualquier vivienda, el cual nunca llega a infectarse.
 
Una vez se introduzca el animal, se deberá rodear la jaula con cinta adhesiva con su superficie hacia el exterior para que los pitos se peguen vivos. Al ser atrapados, estos insectos son llevados al laboratorio para el estudio de su biología y la cría experimental.  A diferencia de los dispositivos existentes en el mercado, esta trampa tiene la capacidad de capturar un número mayor de insectos vivos.
 
Para el doctor Víctor Manuel Ángulo Silva, Brasil es un país de mayor diversidad de especies de insectos triatominos, lo cual hace necesario métodos efectivos y sencillos para capturarlos y estudiarlos. “El reconocimiento de la patente en Brasil de un lado llena las expectativas sobre el gran potencial para su uso y de otro lado muestra la capacidad de las universidades colombianas como la Universidad Industrial de Santander, para aportar a la solución de los problemas de salud y al conocimiento de la diversidad de insectos”.
 
La patente ya está siendo comercializada en Colombia donde fue patentada por la Superintendencia de Industria y Comercio -SIC y es utilizada en conocimiento de la epidemiologia de las enfermedades transmitidas por insectos. Además de su reciente patente en Brasil, esta invención fue también reconocida en México por el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial.
 
Segunda patente, un alivio para la industria aeronáutica y automotriz
 
La segunda de las patentes internacionales que recibió la UIS fue otorgada en Estados Unidos por la Oficina de Patentes y Marcas, se trata de una máquina para fatiga multiaxial capaz de poner a prueba diferentes tipos de materiales de piezas empleadas por la industria aeronáutica y automotriz.
 
Esta invención es producto del trabajo del profesor e investigador, Alberto David Pertuz Comas de la Escuela de Ingeniería Mecánica de la UIS, y permite poner a prueba materiales que en la actualidad son utilizados para la fabricación de piezas de aviones, autos y maquinarias en general.
 
Según el profesor Pertuz Comas, la maquina combina dos motores que operan de manera independiente y simultánea, realizando pruebas rotativas y alternativas que permiten medir el nivel de resistencia y seguridad de nuevos materiales compuestos, poliméricos, metales y fibras naturales, entre otros.
Desde los años 50, se ha venido empleando la técnica de fatiga multiaxial para medir el nivel de rotura de los materiales bajo cargas determinadas a través de modelos matemáticas. Sin embargo, gracias a esta nueva máquina se podrán emplear modelos matemáticos más ajustados a la realidad y al tiempo poner a prueba los materiales y elementos, midiendo así de una forma más real y efectiva su capacidad de resistencia, ajustando su peso y tamaño.

“A través de las pruebas de fatiga multiaxial podremos aplicar al tiempo modelos matemáticos para darle a la industria una confiabilidad operacional más cercana a la realidad sobre los elementos que están empleando para la fabricación de sus productos y al tiempo, contribuyendo a preservar la vida de las personas que los utilizan” agregó el profesor UIS.

Se espera que la maquina pueda llevarse muy pronto al mercado y convertirse en una herramienta útil para la industria a la hora de obtener resultados cada vez más certeros en cuanto a peso, tamaño y rendimiento de sus piezas. Esta invención ya cuenta con protección en Colombia por la Superintendencia de Industria y Comercio. 

Redactado por: Noticias UIS