Una buena comunicación puede evitar dolores de cabeza a las IES