UNAL radica proyecto de ley para resocialización integral de internos y pospenados

UNAL radica proyecto de ley para resocialización integral de internos y pospenados
Abogados, docentes y estudiantes del Centro de Pensamiento Pospenados, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), radicaron un proyecto de ley que busca la resocialización integral de los internos en las cárceles del país.

“Este proyecto tiene un fuerte componente de la resocialización de la población penitenciaria y pospenitenciaria, en la cual hemos divisado un problema y es que la cárcel no está siendo ese mecanismo resocializador de la pena, sino que las personas llegan allí, y en vez de reparar el tejido dañado por el delito, se fortalecen subculturas criminales alrededor de la cárcel como un cúmulo de cosas malas que pasan y salen a reincidir”, afirma Cristian Hernández Robayo, del Centro de Pensamiento Pospenados.

La iniciativa tiene tres enfoques: el primero busca que se materialice el objeto de la Constitución Política de 1991 de la pena, que consiste en la resocialización, lo que implica una visión integral de la política criminal.

“Antes que se dé el periodo de cárcel, el fenómeno de la criminalidad se debe dirigir a la prevención, al análisis de las condiciones socioeconómicas y educativas de las personas que terminan vinculadas a estos espacios. Que se den espacios adecuados para la resocialización de las personas, lo cual no implica una privación de la libertad, pero sí otro tipo de espacios que no lleven a potenciar la criminalidad de los individuos”, detalla Edna Carolina Camelo, coordinadora del Centro de Pensamiento.

Según explica, se plantearon artículos en los que se evalúan los efectos que ha ocasionado la cárcel en los reclusos, si eso los ha llevado a una reconstrucción de su proyecto de vida, a una resocialización o a tener peores consecuencias.

Justicia restaurativa

Un segundo punto del proyecto de ley se inspira en los acuerdos de paz con enfoque de justicia restaurativa, en donde se replantea el tejido social, la reconstrucción y otras alternativas de castigo en las cuales se aborde más la ética social. Este punto también incluye un enfoque territorial y de género, desde el rol como cuidadoras que juegan las mujeres en sus familias después del encierro.

Por último, el tercer enfoque de la propuesta es la entrada de nuevos actores a la política criminal en la que la sociedad tiene un papel político importante para reorientar al pospenado. “Este enfoque lo desglosamos en tres actores: las familias de las personas privadas de la libertad que experimentaron que su familiar esté en una cárcel, la población pospenitenciaria y la academia, porque a partir de los estudios y de los análisis adelantados se pueden plantear nuevas alternativas y otra visión a los actores que han venido jugando en dinámica criminal del país”, describe la coordinadora.

Según el congresista Julio César Triana, “lo que se pretende es avanzar en el diálogo de temas nuevos como el resarcimiento a las víctimas, el trabajo intramural remunerado y el ahorro programado, no solo para resarcir a la víctima sino para garantizar la sostenibilidad de la familia del interno. Hablamos por primera vez de la necesidad de fortalecer el acompañamiento psicológico del recluso, de tal manera que su mente esté pensando en salir y resocializarse”.

El proyecto de ley también fue apoyado por los congresistas Eliécer Salazar, Alejandro Vega y Margarita Restrepo, y empezará su trámite por la Comisión Primera de la Cámara de Representantes de Colombia, para su debate y esperada aprobación.

Redactado por: Universidad Nacional de Colombia
Mayor información: agencianoticias@unal.edu.co