UNAL Sede Amazonia, 30 años de protagonismo en los territorios

UNAL Sede Amazonia, 30 años de protagonismo en los territorios

“La posibilidad de volver a mis raíces”, “el orgullo más grande de mi vida”, “la oportunidad para que los jóvenes de la región se comprometan con el futuro”, “un punto de convergencia entre varias culturas”...

Con frases como estas, más de 50 estudiantes, egresados y docentes de la Sede Amazonia respondieron a la pregunta ¿qué significa para usted la Universidad Nacional de Colombia (UNAL)

El video con aquellas frases grabadas desde diferentes partes del país y del mundo se proyectó hoy en el cierre del encuentro realizado para conmemorar los 30 años de creación de la UNAL en la Amazonia, una de las cuatro sedes de frontera con las que la Institución hace presencia en el territorio colombiano.

Entre las intervenciones, una de las más emotivas fue la de Flor Zafirekudo, lideresa indígena, quien después de saludar en su lengua contó que “hace unos años, uno pasaba por aquí y solo veía dos casitas y un potrero; hoy, la Universidad Nacional es el segundo hogar de nuestros hijos, una casa de puertas abiertas en la Amazonia colombiana”.
El profesor Germán Ignacio Ochoa, director de la Sede, apuntó que uno de los reconocimientos más importantes que se deben hacer al conmemorar 30 años de la creación de la Sede Amazonia, además de los ya hechos a académicos pioneros como Santiago Duque y Pablo Palacios, debe ser, sin duda, “para la nación tikuna, dueños ancestrales de este territorio, gracias a quienes la Universidad pudo instalarse y seguir aquí desde entonces”.

Hace 30 años, el lote de 16 hectáreas en donde se erige la Sede era un terreno deforestado que se usaba para pastorear ganado. Hoy alberga 160 especies de insectos, 30 de reptiles, 207 de aves y 30 de mamíferos, por lo que recientemente fue declarado como Patrimonio Ambiental de la Institución.

Para la profesora Dolly Montoya Castaño, rectora de la UNAL, las jornadas que se realizan desde comienzos de diciembre para celebrar la creación de la Sede reflejan el trabajo de una comunidad académica que ha sido disciplinada, “que ha venido creciendo y acumulando conocimiento y que se fortalece en el entendimiento de la zona y con los ciudadanos de la región”.

Esta es una de las razones por las que la Sede Amazonia fue escogida para realizar la primera reunión intersedes de frontera, durante el 9 y 10 de diciembre, en el Auditorio Victoria Amazónica.

Más profesores y con voto

Una de las conclusiones más importantes es que la actual Rectoría trabajará para que las sedes de frontera (Amazonia, Orinoquia, Caribe y Tumaco) tengan el mismo estatus que las andinas (Bogotá, Medellín, Palmira y Manizales).

Al respecto, la profesora Montoya dijo: “vamos a trabajar para conseguir más profesores para las sedes de frontera en una propuesta del Gobierno nacional; además queremos que vayan al Consejo Académico con voto, que tengan la misma presencia que tienen las sedes andinas”.

Manifestó que se trata de “repensar la forma como estas sedes se organizan, comprendiendo sus complejidades, para lo cual es importante soñar con potenciar su proyección en los territorios, y que crezcan”.

Merece la pena recordar que, mediante sus programas de admisión especial y movilidad académica, desde 2008 la Universidad ha logrado admitir, solo en la Sede Amazonia, a 1.813 jóvenes para formarse en programas de pregrado.

La Sede, además de ser ese hermoso bosque natural, es un laboratorio vivo, expresado, por ejemplo, en al menos 49 proyectos científicos y sociales desarrollados solo en los últimos tres años, articulando permanentemente a la comunidad universitaria con las diversas comunidades de la región.

Durante su intervención en el acto conmemorativo, la Rectora agradeció la presencia de los representantes de las instituciones de Leticia como la Alcaldía, y a otras organizaciones, como el Sinchi, con las que la UNAL tienen históricos lazos académicos y científicos muy fuertes.

Reconocimiento a funcionarios

En el acto protocolario de conmemoración de los 30 años de la UNAL Sede Amazonia se reconoció el aporte realizado por administrativos y docentes como María del Rosario Ortiz, jefa de la Unidad de Gestión Integral; Pablo Palacios, profesor asociado de la Sede; Héctor Ángel Castillo; el profesor Santiago R. Duque y Luis Antonio Guerra, encargado de mantenimiento, quien como un homenaje especial recibió el diploma de grado como politólogo de su hijo Andrés Camilo Ortiz, juramento tomado por la Rectora Montoya.

La programación por los 30 años de creación de la Sede Amazonia finaliza este viernes 13 de diciembre con el V Festival Sonidos del Río y una muestra gastronómica y artesanal que inicia desde las 8 a. m.

_____________________________________________________
Dirección de Comunicaciones Universidad Nacional de Colombia

Contacto:
>agenciadenoticias.unal.edu.co