Unibagué sigue midiendo las cifras de la capital tolimense

Unibagué sigue midiendo las cifras de la capital tolimense
El programa Ibagué Cómo Vamos inició la publicación del Informe de Calidad de Vida 2020, que se dividirá en tres capítulos: el primero, relacionado con los ejes transversales Demografía, Pobreza y Desigualdad, en los que se evidencia resultados dignos de revisión, sobre todo en desigualdad y en pobreza monetaria.

De acuerdo con los primeros resultados, en lo que atañe a pobreza monetaria, el indicador entre 2017 y 2020 se incrementó en 13,6 % para llegar a 43,2 %, 0,7 puntos más que el promedio nacional y 2,3 % más que las 13 ciudades y áreas metropolitanas que se integran en la Red de Ciudades Cómo Vamos.

En 2020 no hubo personas que superaran la pobreza en esta capital; entre tanto, sí se destaca que 68.899 llegaron a pobreza y 55.155 a pobreza extrema el año anterior. Frente a ambos escenarios, en 2020 la pobreza monetaria pasó de 30,9 a 43,2 %, mientras que la pobreza monetaria extrema subió de 3,2 a 13,2 %.

En el periodo analizado, la incidencia de la pobreza monetaria de la capital del Tolima estuvo por debajo del promedio nacional, pero fue superior al promedio de las 13 ciudades principales.

Otro de los aspectos tratados en este Informe es el Coeficiente de Gini, en el que Ibagué ha desmejorado de manera paulatina desde 2017, cuando inició en 0,429. Su más reciente cifra es 0,487, que, aunque es menor que la global de las ciudades y áreas de la Red (0,540), expresa desigualdad en aumento.

"Las medidas restrictivas tomadas por las autoridades locales fueron protagonistas de los impactos en las variables socioeconómicas, por medio de la imposición de decretos que incluían acciones de establecer pico y placa, pico y cédula, restricción de movilidad en transporte público, entre otros", se expone en el Informe, esto en referencia al impacto de la Covid-19.

Lo anterior, tal como se indica, generó un ambiente hostil desde marzo de 2020: las empresas luchaban por sostenerse en el mercado, mantener puestos de trabajo e incentivar la economía local; estos esfuerzos del sector privado no tuvieron efectos positivos, como resultado se obtienen los indicadores de la ciudad afectados, como el fenómeno de la informalidad laboral, pérdida de puestos de trabajo y, por supuesto, pobreza y desigualdad.

Para hacer en Ibagué

"Las brechas del acceso a la educación en la población juvenil se han ampliado, así como el desempleo ha influido en el aumento de la pobreza por medio de la disminución en los ingresos de los hogares", informa Ibagué Cómo Vamos, basado en la incidencia significativa de las variables educación y empleo en el periodo.

Además, insta a fomentar iniciativas que contribuyan a la disminución de la pobreza, en específico que influyan en empleo, desarrollo empresarial y educación, variables críticas. La consolidación de estrategias es fundamental y muchas ya se conocen en espacios de articulación que parten de la identificación y la caracterización de población vulnerable que contribuya a establecer acciones en educación, salud, generación de empleo, la actualización de la política pública de empleo, establecer estrategias para la formalización laboral y empresarial y garantizar la continuidad en el estudio de los jóvenes.

"Si se avanza articuladamente con la puesta en marcha de proyectos con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de los ibaguereños, se puede proyectar la mejora significativa de indicadores de pobreza y desigualdad. Es un fin común que se debe priorizar y fortalecer con el trabajo articulado de las entidades públicas, privadas y la comunidad en general", finaliza.

El Informe completo ya está publicado en la página web de Ibagué Cómo Vamos, programa en el que se articulan la Universidad de Ibagué, la Cámara de Comercio de Ibagué y el periódico El Nuevo Día. En el transcurso de agosto y septiembre serán presentados los dos capítulos restantes.

Redactado por: Universidad de Ibagué
Mayor información: comunicacioninstitucional@unibague.edu.co