Uninorte destinará más de 27 mil millones para becas, auxilios y créditos en el segundo semestre

Uninorte destinará más de 27 mil millones para becas, auxilios y créditos en el segundo semestre

Serán 7400 millones de pesos los que destinará la universidad para becas y auxilios de estudiantes nuevos y actuales para el segundo semestre de 2020; sumado a 20 mil millones para créditos directos de corto, mediano y largo plazo. Estos anuncios fueron realizados por el rector Adolfo Meisel durante el diálogo que mantuvo con estudiantes el miércoles, 6 de mayo, en modalidad virtual.

En el encuentro, al que se conectaron unas 2900 personas y en donde el rector estuvo acompañado de los vicerrectores, decanos y directores de áreas administrativas y de apoyo, las dudas más recurrentes de los estudiantes estuvieron relacionadas con el valor de la matrícula y la modalidad de estudio para el segundo semestre. El rector anunció que la decisión del Consejo Directivo ha sido mantener el valor de la matrícula, así como lo han previsto las universidades del Top 10 de Colombia, debido a que los principales costos están relacionados con el capital humano que la compone —profesores y administrativos—, a quienes no se les ha tocado sus salarios y continúan con sus labores de forma remota para garantizar la continuidad de las clases y servicios de la universidad. De esa manera será posible mantener el estándar de excelencia de la institución. 

Los anuncios de becas, auxilios y nuevos créditos para el segundo semestre responden justamente a los diferentes recortes presupuestales que ha podido realizar la universidad durante la cuarentena y que se proyectan para el resto del año: capacitación de funcionarios, publicidad, servicios públicos, gastos de viajes y eventos, entre otros rubros. 

Estos recursos serán destinados al financiamiento de las becas Alejandro Obregón para nuevos estudiantes, y las necesidades de los estudiantes que actualmente están matriculados y manifiesten dificultades económicas para continuar con sus estudios. Con esta estrategia la universidad apoyará financieramente para el pago de matrículas a las familias que lo requieran ante la situación coyuntural generada por la cuarentena nacional.

“Una de las grandes prioridades es el otorgamiento de becas y vamos a esforzarnos para que todos los estudiantes tengan las facilidades para lograr matricularse”, explicó la vicerrectora administrativa y financiera, Alma Díaz Granados, quien también participó del diálogo con el rector, y añadió que “los intereses bajaron a cero durante este período de confinamiento y para el semestre entrante hemos proyectado disminuir a la mitad la tasa de interés de todos los créditos. Esto significa que, en promedio, van a quedar, más o menos, a 0,8 % efectivo el mes en intereses”. Con respecto a los actuales becarios Pilo Paga, Generación E y los institucionales, indicó que se mantendrán los beneficios que reciben habitualmente. 

Según las cifras presentadas por la vicerrectora, este primer semestre se otorgaron 5924 becas en total, de las cuales 1913 son con recursos propios. El proceso para solicitar algún tipo de apoyo es a través de la Oficina de Financiamiento Estudiantil, que tiene tres labores principales: el otorgamiento de créditos propios, entrega de becas y brinda apoyo a estudiantes que tramitan créditos y becas con el Gobierno.

>Solicite apoyo financiero aquí

El rector explicó que la universidad, por ser una fundación sin ánimo de lucro, reinvierte los excedentes de su operación y que los ahorros en los costos de mantenimiento del campus no son muy significativos con respecto a la sostenibilidad financiera de la universidad, mientras que en la situación actual se ha incurrido en gastos adicionales para la continuidad de las actividades y se han reducido parte de los ingresos institucionales por concepto de servicios de consultorías o investigaciones.

Preparados ante la emergencia de salud pública

"En las épocas de crisis es cuando se miden las instituciones y la gente. Es una época en donde la resiliencia es fundamental”, señaló el rector, e invitó a los estudiantes a ser solidarios y a tener capacidad de adaptarse ante una situación de salud pública que se podría extender. 

Desde que se presentó el primer caso de COVID-19 en el país, la preocupación principal de Uninorte ha sido proteger la vida de los seres humanos que hacen parte de la universidad y a sus familias, y de poner al servicio de la sociedad sus conocimientos y recursos para la atención de la emergencia.

El decano de Ciencias de la Salud, Hernando Baquero, explicó que la institución ha actuado en consonancia con las disposiciones de las autoridades y que “ha sido muy responsable desde sus primeras decisiones en entender lo que tenía que hacer como universidad para apoyar al país en lo que se requería, y por eso tomamos medidas precoces, como la suspensión de los grados, que nos generó mucho ruido en su momento, pero el tiempo nos dio la razón”, dijo e invitó a reflexionar sobre la importancia de adaptarnos a estos cambios que están pensados para cuidarnos. 

Segundo semestre será híbrido

Sobre cómo se desarrollarán las clases el segundo semestre del año, que iniciará clases el 3 de agosto, el rector anunció que serán en modalidad híbrida, entre virtual y presencial. “Nos estamos preparando para un semestre híbrido: queremos bajar mucho la afluencia de estudiantes en la universidad y vamos a continuar mejorando la parte virtual con la experiencia que hemos tenido”, dijo, en la medida que las condiciones de salud y lineamientos del Gobierno así lo indiquen.

El vicerrector académico, Joachim Hahn, anunció que la universidad planea recuperar bajo protocolos de bioseguridad el componente práctico de las asignaturas de este semestre durante el periodo intersemestral, como talleres, salidas de campo y laboratorios, siempre y cuando las medidas establecidas por el Gobierno lo permitan. De igual forma, permitir a los estudiantes de posgrado trabajar sus investigaciones en el campus y dar continuidad a las prácticas de forma presencial.

Se explicó que para el segundo semestre se priorizará en aquellos componentes presenciales que sean indispensables para el desarrollo de los planes de estudio, y se complementará con la virtualidad. A diferencia con este semestre, las asignaturas se están diseñando desde el principio para cumplir con esta modalidad, sobre todo las pensadas para un entorno mediado por tecnologías. El proceso de adaptación de cada una de las clases se llevará a cabo en el periodo intersemestral, al igual que se fortalecerán los espacios de interacción entre los estudiantes y profesores. 

Fadia Khouri, directora del CEDU —que ha estado al frente de la transformación a las clases de forma remota—, hizo énfasis en que es importante que los estudiantes manifiesten sus inquietudes y oportunidades de mejora de las clases a través de los distintos canales: el profesor, el coordinador de programa, Bienestar Universitario, el CREE y decanos. Además, se cuenta con una encuesta donde se evalúa la satisfacción de los estudiantes este semestre para identificar los aspectos a mejorar.

Otros aspectos de las clases

De acuerdo con el vicerrector académico, entre las flexibilidades para las clases de este semestre se permitió el retiro de asignaturas hasta después de los exámenes finales. En cuanto a la forma de calificar, anunció que continuará siendo cuantitativa, por los análisis que se han realizado de la experiencia de otras universidades y la propia.

Enfatizó en los esfuerzos que hecho la universidad para darle continuidad al semestre académico y en el periodo intersemestral seguirá preparándose para ser cada vez mejor. “Por supuesto que hay problemas, pero en la presencialidad también los había. Es parte de las reglas del juego. Les estamos pidiendo a los docentes que sean flexibles y les puedo asegurar que la gran mayoría está haciendo bien su trabajo y lo va a hacer cada vez mejor”, puntualizó.

En cuanto a la movilidad internacional, los estudiantes que ya habían decidido cursar un semestre en universidades internacionales, Uninorte sigue a la espera de la confirmación de esas instituciones donde se encuentran nominados y la mejora de la situación sanitaria. Sin embargo, también cuenta con la posibilidad de una movilidad virtual internacional en algunas universidades o posponer dicho estudio para 2021.

Sobre los intersemestrales el rector expresó que se desarrollarán con la oferta que normalmente se tiene y se desarrollarán de forma virtual. Y agregó que durante el periodo de receso académico se ofrecerán de forma gratuita cursos nivelatorios para estudiantes nuevos y actuales. Esto, con el fin de repasar contenidos necesarios para el próximo semestre, en idiomas y matemáticas, y las áreas que sean identificadas prioritarias.

Salud y seguridad en el campus

Para el retorno paulatino de las clases en el campus, la universidad se regirá por lo que decrete el Ministerio de Educación y de Salud, evitando riesgos de aglomeración y respetando el distanciamiento social en los salones, pasillos, jardines y demás espacios.

“Para nuestro regreso vamos a garantizar la tranquilidad y la seguridad en la universidad, con toda la tecnología disponible. Planeamos utilizar una aplicación para saber quiénes están en el campus, evaluamos el uso de cámaras térmicas, limitar la presencia en las cafeterías y usar una ficha para hacer un reporte de síntomas. Estamos trabajando para tener un campus seguro”, argumentó el decano Hernando Baquero.

En ese mismo sentido, Paola Alcázar, directora de Extensión y de Uninorte Incluyente, señaló que la institución hace parte de la red de 90 universidades que, a nivel nacional, trabaja de la mano con el Ministerio de Educación para que las herramientas de educación visual y cognitiva lleguen a la población con discapacidad. La virtualidad puede ser un factor de riesgo para los estudiantes con discapacidades visuales y auditivas, y es por eso que “hacemos capacitación permanente con los docentes, para entregarles herramientas importantes para lograr la inclusión en la virtualidad”, añadió.

Alberto De Castro, decano de Humanidades y Ciencias Sociales, hizo un llamado para aprender a manejar la ansiedad y la tensión que puede producir la cuarentena, identificando dónde las personas ponemos nuestra atención. “Cuando queremos manejar toda la tensión y ansiedad que genera una situación como esta, la palabra clave es atención. No es lo único, pero es lo primordial (…) Un consejo simple pero muy importante: hacer pausas. Significa que cada tanto tiempo dejemos de hacer lo que estamos haciendo, parar 5 minutos y focalizar la atención en algo que para ti sea placentero. Un diálogo o una canción, por ejemplo, para recargar baterías”, expresó el docente.

Al final del encuentro, el rector agradeció el gran esfuerzo que están haciendo los estudiantes, profesores y colaboradores para enfrentar la contingencia ante la pandemia. Durante el diálogo, se anunció que desde el CREE, CEDU, Bienestar Universitario y las coordinaciones de programa, se trabaja de manera permanente para brindar apoyo a todos los estudiantes desde sus casas, haciendo énfasis en la importancia del bienestar de toda la comunidad universitaria.

Por último, el rector incentivó a los estudiantes a que se comprometan con hacer su mejor esfuerzo para seguir aprendiendo, seguir estudiando. “Algunas dificultades se irán presentando en el camino, pero las vamos a superar, porque eso muestra la fortaleza de ustedes como personas y eso los va a convertir, el día de mañana, en profesionales integrales, que no se van a arrugar ante nada. No se tienen que dejar amilanar por los retos. Y apoyen a la universidad, que es un compromiso que siento en la mayoría de ustedes”, finalizó.

________________________________________________________________
Dirección de comunicaciones de la Universidad del Norte

Contacto: mpalacio@uninorte.edu.co