UNLab 4.0 de UNA se suma a la iniciativa Sacúdete

UNLab 4.0 de UNA se suma a la iniciativa Sacúdete
Con la identificación, el afrontamiento y la solución de problemas complejos, UNLab 4.0, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), en articulación con la Consejería Presidencial de la Juventud, apoya la implementación de la estrategia “Sacúdete”, del Gobierno nacional.
La iniciativa busca que los jóvenes se inspiren, enfoquen sus talentos y transformen sus realidades, entornos y comunidades buscando un retorno social desde un pensamiento solidario e innovador, brindando herramientas de inspiración, descubrimiento de talentos y formación en habilidades académicas y laborales transversales para el siglo XXI.

Es así como el proyecto de UNLab 4.0, que nace desde la Dirección Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual de la UNAL, robustece la estrategia en procesos desde un enfoque territorial.

Actualmente, junto a la Consejería Presidencial para la Juventud, se adelanta una estrategia de convocatoria que superó las expectativas, la cual espera vincular a la población en cursos de 40 horas certificados por la Facultad de Ingeniería de la UNAL (alrededor de 8.000 cupos) y charlas webinar o talleres.

Esos dos ejercicios apalancan la convocatoria que se ha dado de forma abierta y en los territorios, con enfoques territoriales, instituciones académicas, sociales, culturales y ONG.

“Se desarrollan propuestas para innovar y resolver problemas complejos con miras a sembrar procesos de soberanía alimentaria, tecnológica, energética y cultural; ese contexto encaja perfectamente con la estrategia Sacúdete, e incluso sentimos que la impulsa más”, asegura el profesor Fredy López, director del proyecto en la Facultad de Ingeniería.

“A través de la apropiación de ciencia y tecnología robusta se espera quebrar las brechas del analfabetismo funcional y tecnológico y que les permitan a los jóvenes participantes desarrollar las habilidades para innovar en el contexto de la Cuarta Revolución Industrial”, agrega.

En ese sentido, el docente asegura que esta apuesta ha ido creciendo en por cuanto se pretende tener una estructura metodológica innovadora que les permita a personas que no han tenido acceso a una información académica muy densa –e incluso a quienes sí la han tenido– a que puedan revertir procesos ya no para disciplinarse, sino para “indisciplinarse”.

Trabajo con la comunidad

UNLab ha trabajado con jóvenes y niños del barrio Paraíso, en Ciudad Bolívar, y con población de otros colegios o instituciones de Bogotá.

Además se adelantó un proceso de “deformación” antes de la pandemia para estudiantes de pregrado y posgrado de la UNAL. En este ejercicio se han beneficiado tanto las comunidades como la Universidad, debido a que los estudiantes han desarrollado nuevas habilidades.

Otro ejercicio se realizó en Tumaco, donde aumentaron las solicitudes de cupos en procesos de lectoescritura fractal, y con base en ello el desarrollo de artefactos de Cuarta Revolución Industrial con niños que no estaban vinculados en ningún proceso educativo formal. Los menores terminaron haciendo propuestas lectoescritoras más robustas, que les permitieran apalancar artefactos tangibles e intangibles, como drones, aplicación de robots y estructura de programación, entre otros.

“Con UNLab queremos transformar y promover un proceso estructural que sirva para catapultar a la población hacia mejores oportunidades, sin importar la situación en que se encuentren –ya sea de adulto, menor de edad, o adolescente– ni su formación académica”, finaliza el profesor López.