Racionamiento de agua en Bogotá: 5 consejos sostenibles desde la Educación Superior con el cuidado del agua.

Debido a la situación de racionamiento de agua que enfrenta la ciudad como consecuencia de la prolongada sequía derivada del Fenómeno del Niño, se han afectado significativamente las fuentes hídricas que abastecen a Bogotá y municipios aledaños.

Debido a la situación de racionamiento de agua que enfrenta la ciudad como consecuencia de la prolongada sequía derivada del Fenómeno del Niño, se han afectado significativamente las fuentes hídricas que abastecen a Bogotá y municipios aledaños. Esta falta de precipitaciones ha generado una disminución en los niveles de los embalses y ríos, poniendo en riesgo el suministro de agua potable para la población. Por ello, es necesario implementar medidas de conservación y acción eficiente para hacer frente a esta situación de escasez hídrica que afecta la salud y bienestar de la comunidad.

Según un reporte del Acueducto de Bogotá, el volumen de almacenamiento en estos últimos meses del año, apenas llega a un 54,23% en el Sistema Norte; 44,34% en el Sistema Sur y en un 16,97% el Sistema Chingaza para un total de volumen del sistema de 45,17%. Esto se logra evidenciar en una familia promedio en Colombia, pues se estima que consumen 12.600 litros de agua al mes en sus diversas actividades y teniendo en cuenta la alimentación, transporte y vestuario.

Conforme con ello, la educación superior se posiciona como un aliado clave en la búsqueda de soluciones sostenibles para el cuidado del agua. Desde la Universidad de América se han implementado distintos planes de acción que ponen en práctica la investigación, innovación y concienciación en torno a la importancia de este recurso vital, pues para la institución es fundamental la construcción de un futuro más resiliente y sostenible.

Por esta razón, en respuesta a los desafíos que se deben enfrentar en la actualidad, la educación superior ofrece 5 consejos sostenibles prácticos que guían a los hogares colombianos a gestionar adecuadamente y de manera eficiente el agua:

Captación de agua de lluvia: esta es una práctica sostenible que consiste en instalar sistemas de recolección de agua pluvial para su posterior aprovechamiento en tareas domésticas y riego de jardines. Estos sistemas pueden incluir la instalación de tanques de almacenamiento, canaletas y filtros para recoger y purificar el agua lluvia, reduciendo así la dependencia de fuentes de agua potable y contribuyendo a la conservación de este recurso vital.

Reutilización de aguas grises: la reutilización de aguas grises es una práctica sostenible que implica el tratamiento y aprovechamiento de las aguas residuales domésticas para usos no potables, como la limpieza. Mediante sistemas de filtración y tratamiento adecuados, las aguas grises pueden ser depuradas y utilizadas de manera segura y eficiente, reduciendo así la demanda de agua potable y disminuyendo la carga sobre los sistemas de alcantarillado.

Implementación de tecnologías eficientes: esta implementación de tecnologías eficientes consiste en la adopción de dispositivos de bajo consumo de agua, como grifos y duchas de bajo flujo, con el objetivo de reducir el desperdicio del recurso vital. Están diseñadas para optimizar el uso del agua sin comprometer la calidad de vida, permitiendo un uso más responsable y sostenible del recurso hídrico.

Educación y concienciación: promover la educación sobre el uso responsable del agua y la importancia de conservar este recurso es fundamental para fomentar una cultura de sostenibilidad en la comunidad y en las instituciones educativas. A través de programas educativos, programas de concienciación y actividades prácticas, se busca sensibilizar a las personas sobre la relevancia del agua como recurso limitado y la necesidad de adoptar prácticas responsables en su consumo y cuidado.

Restauración de ecosistemas acuáticos: la restauración de ecosistemas acuáticos es una estrategia clave para mejorar la del agua y mover la biodiversidad en humedales, ríos y cuerpos de agua. Al apoyar la restauración de estos ecosistemas, se contribuye a la recuperación de hábitats naturales, la filtración natural del agua y la creación de corredores biológicos que favorecen la diversidad de especies.

En conclusión, al educar a la población sobre la importancia de conservar el agua, se promueve el cambio de hábitos y comportamientos hacia uso más eficiente y consciente del recurso hídrico, generando un impacto positivo en preservación del medio ambiente y la garantía de un acceso equitativo al agua para la comunidad.

Así mismo, “la restauración de ecosistemas acuáticos ayuda a la promoción de la salud de los ecosistemas y el bienestar de las comunidades que dependen de estos recursos naturales. Esto permitirá fortalecer la resiliencia de los ecosistemas frente al cambio climático y se garantiza la disponibilidad de agua limpia y saludable para las generaciones presentes y futuras” – puntualiza Mario Posada García-Peña rector de la Universidad de América.


Contenido redactado por la Universidad de América

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Nombre
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Apellido
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Correo electrónico
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Número de teléfono
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Mensaje
Asunto
Asunto
Mensaje
Indiquenos su tema de interes o Titulo de la entrada
Indiquenos su tema de interes o Titulo de la entrada
Autorizo el tratamiento de mis de datos personales
  • - seleccione una opción -
  • Si
  • No
- seleccione una opción -
Seleccione solo uno
Seleccione solo uno