Seguridad hídrica en tiempos de sequía.

El evento tuvo lugar el pasado 10 de abril y fue organizado por el Doctorado Interinstitucional en Ciencias Ambientales, en conjunto con el Instituto Cinara, la Maestría en Desarrollo Sustentable de la Universidad del Valle y Water Security Hub.

La demanda de recursos hídricos por crecimiento de la población, el cambio climático y la gestión eficiente de los recursos naturales fueron los temas del Encuentro de Saberes Socioambientales: “Hidroituango, reflexiones de una crisis”.

El evento tuvo lugar el pasado 10 de abril y fue organizado por el Doctorado Interinstitucional en Ciencias Ambientales, en conjunto con el Instituto Cinara, la Maestría en Desarrollo Sustentable de la Universidad del Valle y Water Security Hub.

La apertura estuvo a cargo del ex magistrado Jorge Iván Palacio Palacio, ponente en la Corte Constitucional de la sentencia T-622 de 2016 en la que el Estado Colombiano declaró como sujeto de derechos al Río Atrato, su cuenca y afluentes para su protección, conservación, mantenimiento y restauración.

Esta sentencia incorpora el concepto de derechos bioculturales que permite reconocer los derechos fundamentales a la vida, la salud, agua, seguridad alimentaria, medio ambiente sano y territorio de las comunidades étnicas aledañas al mencionado río.

“Se trata de los derechos fundamentales. Estamos defendiendo los derechos a que un río tenga vida, ¿qué es esto? donde las personas y los animales silvestres puedan consumir el agua sin problema o los peces para alimento, sin tener mercurio, cianuro y residuos de combustibles, que traen grandes problemas para la salud”, expresó el ex magistrado Jorge Iván Palacio Palacio.

Por su parte, Luis Diego Vélez Gómez, economista y profesor jubilado de la Universidad de Antioquia, quien ha enfocado su trabajo a estudiar los impactos ambientales de las centrales hidroeléctricas como Hidroituango y defendido el derecho al mínimo vital de agua comentó “las hidroeléctricas se hubieran llevado el último río vivo de Antioquia sobre el Oriente, que es el río Samaná, si no es porque unos ambientalistas de Francia propusieron el río para canotaje”.

Desde sus estudios, Vélez Gómez ha enfatizado en que la pérdida biocultural de las centrales eléctricas supera los beneficios energéticos.

Este debate cobra relevancia en un momento coyuntural, cuando los afluentes que surten a las principales ciudades del país presentan los niveles más bajos de agua en los últimos 40 años.

Más información: agenda@univalle.edu.co

Contenido elaborado por Universidad del Valle*

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Nombre
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Apellido
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Correo electrónico
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Número de teléfono
¡Se requiere campo!
¡Se requiere campo!
Mensaje
Asunto
Asunto
Mensaje
Indiquenos su tema de interes o Titulo de la entrada
Indiquenos su tema de interes o Titulo de la entrada
Autorizo el tratamiento de mis de datos personales
  • - seleccione una opción -
  • Si
  • No
- seleccione una opción -
Seleccione solo uno
Seleccione solo uno