'

Láminas de titanio reforzadas eliminarían cromo cancerígeno de aguas residuales.

Para embellecer y proteger el metal del óxido, la industria galvánica realiza un proceso de cromado sobre la pieza, en el que esta se sumerge en tanques con ácido clorhídrico, líquido que produce cromo hexavalente como material residual, sustancia cancerígena y contaminante. Mediante láminas de titanio reforzadas molecularmente se purificarían estas aguas hasta en un 98 % antes de ser arrojadas a las fuentes hídricas.

Leer más »