'

Reducir el consumo de energía es posible valorando antes el aislante térmico idóneo.

Un conjunto de algoritmos y ecuaciones matemáticas se ha convertido en un poderoso aliado para estimar el calor que conducen los aislantes térmicos. Estos materiales, utilizados tanto en industrias que manejan altas temperaturas y en sectores como la construcción donde es importante reducir el flujo de calor, al optimizar el aislamiento térmico reducen el consumo de energía y por ende las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Leer más »